En ruta hacia el superbomber de la Italia fascista

Prototipo del Piaggio P.50 I, que voló por primera vez en noviembre de 1937.

El Piaggio P-50 I, como tantos bombarderos, derivaba de un gran avión comercial, en concreto de un cuatrimotor diseñado para unos de los grandes retos aeronáuticos de la época, la travesía regular con carga y pasaje del Atlántico norte. Este aparato no era un hidroavión, pero tenía un diseño náutico del fuselaje inferior que le habría permitido amerizar con bastante comodidad en caso de emergencia. Los cuatro motores en tándem, en teoría, reducirían la resistencia aerodinámica y eran una solución que usaron también la serie de Farman 220, el Grigorovich TB-5 y otros grandes bombarderos.

El Programma R que Italia lanzó aproximadamente en las mismas fechas que Francia, Reino Unido o Alemania planeaban su rearme aéreo, preveía la fabricación de 3000 aviones, pero solamente 12 unidades fueron reservadas al gran cuatrimotor bombardero de Piaggio. Como en la Alemania nazi, había dudas en la Italia de Mussolini sobre la necesidad de contar con flotas numerosas de bombarderos pesados estratégicos. En ambos casos, además, un programa así habría rebasado las posibilidades de sus respectivos complejos militares-industriales, especialmente en Italia, a pesar de su gran tradición de fabricación de aviones “dohuetianos”, de la mano de Caproni. Tras una segunda versión del Piaggio P-50, la II, con los cuatro motores instalados en el borde de ataque de las alas, el programa se canceló y pasó al modelo definitivo, el Piaggio P.108, que sí se fabricó en una corta serie.

Ecosistemas:

Asuntos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.