Un bombardero para el futuro Imperio italiano

El Caproni Ca.95 (primer vuelo, mayo de 1930).

A comienzos de 1927, año IV de la Era Fascista, el Ministero dell’Aeronautica, creado dos años antes y cuyo ministro era el propio Mussolini, hizo saber a los constructores italianos de aviones que el (futuro) Imperio necesitaba un gran avión de bombardeo capaz de llevar dos toneladas de bombas a 3.000 km de distancia. Caproni, con mucha experiencia en bombarderos enormes, presentó un proyecto monoplano por primera vez, con tres motores de 1.000 hp cada uno. Pesaba 16 toneladas a plena carga y llevaba siete ametralladoras para defenderse de los aviones. En general era un avión que seguía de cerca los principios de Giulio Dohuet, que casualmente murió poco después de finalizada su construcción. El Ca.95 fue presentado en público en el Giorni dell’Ala (Día del Ala, el festival aéreo oficial) de 1930 y enviado a la unidad experimental de grandes bombarderos, donde terminó su carrera en 1934. Como varios otros proyectos de bombarderos de la Italia fascista, era grande y aparatoso, pero nadie sabía qué hacer con él en la práctica.

Ecosistemas:

Asuntos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.