Eurofighter: el avión de cien millones de euros

 

 eadseurofighterblueprint

 

Este avión fue planeado en 1979, en plena guerra fría, y apenas está operativo casi un tercio  de siglo después, dos décadas después de la desaparición de la Unión Soviética. Tras la caída del muro, los países participantes en el programa se encontraron en las manos con un avión sin enemigo, en fase avanzada de diseño. Tras un cierto desconcierto inicial, se decidió finalizar la construcción del avión en una versión algo más simplificada que la prevista inicialmente.

Aun así, el Eurofighter es uno de los aviones más complejos jamás construídos. Se supone que es un caza de quinta generación más o menos equivalente al supercaza estadounidense F-22 Raptor, ultramaniobrable, muy rápido y atiborrado de electrónica sosfisticada para volar el avión y detectar otros aviones enemigos. Justo lo que se necesita en las guerras asimétricas de ahora contra enemigos sin aviación, que se podrían librar con versiones ligeramente modernizadas del Vickers Vincent.

El consorcio Eurofighter, nombre de la empresa fabricante, se creó en 1983 e incluye activos de EADS (Alemania y España), BAe (Reino Unido) y Alenia (Italia). Cuatro países europeos a los que no se quiso unir Francia en su día llevan pues desde ese año (cuando el proyecto pasó a la fase de ejecución) gastando enormes cantidades de dinero en el Eurofighter Tifón (España, aunque a los militares españoles no les gusta el nombre y prefieren la denominación EF-2000)  Tifone (Italia) Taifun (Alemania) y Typhoon (Reino Unido) (como se puede ver, el nombre se escogió con habilidad).

Los intentos de obtener ventas internacionales de un avión tan caro y complejo no han tenido apenas éxito. Austria casi canceló su pedido al necesitar fondos para reparar los daños de unas desastrosas inundaciones. Grecia canceló el suyo cuando descubrió que no podía tener a la vez el avión y un digno sistema de pensiones. Tan sólo Arabia Saudí parece dispuesta a comprar un buen puñado de Eurofighters, y más recientemente Omán parece haber hecho un importante pedido.

Tanto Reino Unido como Alemania han apostado muy fuerte por este avión, en el que van a hacer descansar lo principal de su defensa aérea. Para España, el Eurofighter Tifón supone principalmente entrar en una etapa tecnológica nueva. Es un avión muy sofisticado fabricado en un 13% (principalmente las alas) en Getafe, por una industria (EADS CASA) parte de un consorcio internacional europeo. La inversión se supone que está justificada en este caso con la transferencia de tecnología “de defensa” y la creación de unos pocos puestos de trabajo. En noviembre de 2002, el gobierno español se comprometió a adquirir 87 unidades con una inversión de 5.937 millones de euros, una cantidad solo algo inferior al Producto Interior Bruto de Haití (8.900 millones de dólares en 2001). En 2014, tras siete años de crisis, el programa EF-2000 se está convirtiendo en algo cada vez más oneroso e indefendible ante una opinión pública cansada de los recortes en prestaciones sociales.

El presidente de los Estados Unidos Eisenhover, en un famoso discurso pronunciado en 1953, denunció el complejo militar industrial estadounidense alegando cosas como que “Un avión de caza equivale al precio de 150.000  quintales de trigo”. Ike se quedó corto. Con los precios internacionales de este cereal en 2002, un Eurofighter Tifón equivalía al precio de 6,73 millones de quintales de trigo. En 2009 la empresa constructora, deseando atraer compradores, los ofertaba por sólo 100 millones de euros por unidad.
 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies