Una langosta con panza de cocodrilo

 

El primero de 7.377: el prototipo del Avro Lancaster, que voló por primera vez en enero de 1941.

“Una fea criatura, con la cara de una langosta y un vientre tan grande como el de un cocodrilo del Zambeze”. Así definió Winston Churchill, un hombre con talento para las frases certeras, al Avro Lancaster, el bombardero principal de Gran Bretaña (1). La enorme barriga del Lancaster era su principal virtud. Podía llevar bombas de cualquier tamaño en su enorme compartimento único de bombas. Este y otros elementos constructivos aparecieron en el extenso y muy ilustrado reportaje que apareció en Flight el 12 agosto de 1942, cuando el Lancaster comenzó a entrar en servicio, que mostró con sorprendente detalle todas las particularidades del avión. Visto retrospectivamente, es como si la RAF hubiera querido dejar las cosas claras al enemigo: tenían el arma definitiva, el bombardero que iba a reducir a cenizas las ciudades alemanas.

A finales de ese año A.V. Roe & Co. Ltd. (Avro) pagó varios anuncios en Flight que mostraban al Lancaster en acción (2). El artista representó un paisaje urbano e industrial sobre el que caen las bombas de los aviones, pintados como veloces y mortíferas aves de presa. Para finales de 1942 el Lancaster ya era la superarma británica, un avión diseñado para acarrear cantidades enormes de bombas explosivas e incendiarias sobre las ciudades alemanas. Aunque las ilustraciones muestran los aviones volando a la altura de las chimeneas de las fábricas –que se sugiere implícitamente que son el objetivo de los bombarderos–, la altura real de vuelo era mucho mayor y la precisión inexistente, de manera que el blanco real de estos aviones era la ciudad entera.

El Lancaster matriculado en origen OL-Q conservado en el Museo de la RAF es un caso único y excepcional, pues hizo nada menos que 137 misiones de guerra. Bombardeó, generalmente con una bomba explosiva de 4.000 libras y mil bombas incendiarias de cuatro libras, lo que hace un total de unas cuatro toneladas de carga destructiva, 39 ciudades alemanas (ocho veces Berlín, seis veces Frankfurt, cinco veces Wilhelmshaven y Colonia, cuatro veces Hamburgo, Múnich y Stuttgart, por citar las más visitadas), 23 localidades francesas grandes y pequeñas (desde París a Sables – sur-Sarthe / Louailles) tres ciudades italianas (cuatro veces Génova), dos ciudades polacas y una checoeslovaca (3). La media de supervivencia del Avro Lancaster era de 21 misiones.

En sus memorias, el mariscal Arthur Harris, tras cantar las alabanzas del Lancaster, “el mejor bombardero, sin excepción, de toda la guerra” confiesa que ejerció “la mayor y más continua presión en favor de su producción intensiva”, llegando a porfiar para perder un año de producción de Halifaxes con el fin de readaptar la cadena de producción para fabricar Lancaster, cosa que no consiguió. La producción final el Lancaster fue de 7.377 unidades, lo que lo convierte en el tercer bombardero pesado más fabricado de la historia, tras el Liberator y la Fortaleza Volante.

A mediados de 1943 el mariscal Harris ya tenía la fórmula definitiva para destruir las ciudades de Alemania. Consistía en 800 bombarderos Lancaster, cargados cada uno con cinco toneladas de bombas, dos tercios explosivas y un tercio incendiarias, capaces de descargar su carga sobre el blanco de manera concentrada en el espacio y en el tiempo. Por ejemplo, dos o tres kilómetros cuadrados y una hora. Los estrategas de la RAF se pusieron al trabajo de calcular la magnitud de la destrucción. Regar una ciudad con 4.000 toneladas de bombas regularmente esparcidas en su centro garantizaba una destrucción considerable. Si las circunstancias ayudaban (visión clara del blanco, tomar a la defensa enemiga por sorpresa, determinadas situaciones meteorológicas) la devastación podía ser completa, si se conseguía una retroalimentación de los incendios, es decir una tormenta de fuego.

La pieza clave de la fórmula era el Avro Lancaster en la cabecera de pista, dispuesto a despegar, cargado con su tripulación de siete personas, ocho toneladas de combustible (suficientes para 4.000 km), tres toneladas de bombas HC (High Capacity), dos toneladas de contenedores de bombas incendiarias de cuatro y treinta libras, munición para las ametralladoras, y tal vez alguna bebida caliente para la tripulación. El avión en solitario no servía de nada, era necesario encuadrarlo en una formación compacta en la que se daba cierta división del trabajo, una jerarquía desde el director de bombardeo a los buscadores y señalizadores de blancos y los aviones propiamente bombarderos debajo. Cada uno de los aviones debía moverse y lanzar su carga de bombas con una precisión orquestal. Los Lancaster despegaban de las pistas de alguna de las centenares de bases del Mando de Bombardeo en East Anglia y Lincolnshire, que formaban el Bomber Country, el País de los Bombarderos, una sucesión de planicies no muy lejos de la costa del mar del Norte, con Rotterdam y el resto de la Europa continental en la otra orilla.

Como una asíntota en dirección de Hiroshima, la técnica de uso del Lancaster se refinó cada vez más en el sentido de descargar cada vez más bombas en un intervalo de tiempo cada vez más corto y en un espacio cada vez mejor delimitado. En realidad, se pensó seriamente que el Lancaster era el avión más apropiado para llevar la bomba atómica, por su enorme bodega de bombas, que superaba claramente a la del B-29. Así se lo dijo el secretario de Guerra estadounidense H.L. Stimson al jefe de la USAAF, H.H. Arnold, en una conversación a comienzos de 1945. Un sulfurado Arnold dijo que el B-29, por supuesto, era el avión adecuado, lo que impidió que el Lancaster ejerciera el papel de bombardero atómico.

1- “An ugly creature with the face of locust and a belly as big a Zambezi crocodile” Frederic F Clairmont, Against the Common Enemy. Nazidom and German Corporate Capital. Economic and Political Weekly, 29 de abril de 1995.
2- Flight, 5 de noviembre y 3 de diciembre de 1942.
3- RAF Museum: INDIVIDUAL HISTORY. AVRO LANCASTER B.Mk.1 R5868/7325M. MUSEUM ACCESSION NUMBER 74/A/12.

Ecosistemas:

Asuntos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies