Un siglo después, guerra aérea sobre Libia

panaviatornadoidsraf2011(dg)

 
Panavia Tornado de la fuerza aérea británica, Libia, 2011.

 

La revuelta en Libia había comenzado a mediados de febrero de 2011 y pronto se había hecho fuerte en el este del país, en torno a la gran ciudad de Bengasi. En una primera arremetida, los rebeldes consiguieron dominar la mayor parte del país y amenazar Trípoli, la plaza fuerte del régimen. También consiguieron algunos aviones, principalmente MiG 21 y 23, procedentes de la deserción de algunos pilotos de la FA Libia. Pero pronto se produjo una fuerte reacción gubernamental, que hizo perder a los rebeldes casi todo el territorio ganado y que amenazó a Bengasi, su principal plaza fuerte. Fue más o menos para entonces cuando la coalición internacional consiguió una resolución de la ONU y una zona de exclusión aérea y comenzó a enviar aviones al país, con la novedad de que la fuerza principal era francesa y británica, como en los tiempos de Suez, y la participación norteamericana fue muy minoritaria.

Los franceses lanzaron el primer ataque por su cuenta contra algunos tanques libios pro-Gadafi y a finales de marzo el portavoz militar de la coalición pudo anunciar que la fuerza aérea libia había dejado de existir. Esto tenía su mérito, pues la fuerza aérea libia, sobre el papel, era una de las más formidables del mundo. Libia tenía gran cantidad de aviones de procedencia soviética, francesa e italiana, y algunos modelos muy avanzados, pero el fin del bloque soviético y el bloqueo occidental habían dejado su operatividad muy mermada. Los franceses enviaron Rafales, su más moderno avión, pero los británicos mandaron a Libia Tornados. Casi 40 años después de su primer vuelo, y 21 después de su participación en la I guerra del Golfo, los Tornado británicos volvieron a bombardear un país árabe, en este caso Libia, donde participaron en la confusa operación aérea respaldada por la ONU que apoyó a los rebeldes y acabó con el poder de Muamar el Gadafi.

Muchos países participaron en la operación con pequeños contingentes marítimos y aéreos, aunque los principales fueron Reino Unido con sus Tornados (los Typhoon fueron enviados a Italia, desde cuyas bases actuaron casi todos los aviones de la coalición internacional anti-Gadafi, pero dejados prudentemente en reserva) y Francia con sus Rafales, como en los viejos tiempos de Suez. Incluso España envió unos cuantos Hornets. Estados Unidos se limitó al apoyo logístico y a hacer volar unos cuantos drones sobre territorio libio.
 

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.