Dos naciones, dos idiomas: cuando la lengua es un arma

escudoreyes1000Wikipedia

 

92. Castilla y León y Cataluña

Lo que tiene de interesante la estrambótica relación entre “Castilla” y “Cataluña” es que son los dos únicas naciones del (futuro) estado plurinacional español que han pretendido dominarlo por entero. Mientras que los vascos se quieren marchar sin más, los catalanes lo que quieren es mandar en todo el cotarro. Esgrímanse a continuación todas las frases que se quieran de próceres catalanes, la opinión de los sres. Ortega y Gasset, etc. Este popular punto de vista quita bastante hierro al asunto. Los catalanes quieren mandar en el presupuesto, es decir, sólo quieren más dinero, es la opinión general expresada en los bares y cafeterías de Burgos y Salamanca. Si solamente se tratara de dinero y de poderes económicos (esos señores encorbatados que dirigen el mundo sentados en torno a mesas largas en salones empanelados de roble), no habría problema, todavía quedan gratos recuerdos de los bien que se lo pasaban los antiguos lobbys trigueros castellanos tirándoles bolitas de pan a los antiguos lobbys industriales catalanes, pero está la cuestión completamente irresoluble de la lengua.
Desde Fichte y sus discursos a la nación alemana sabemos que el idioma es una especie de sustrato mágico de las naciones, un gran zumbido patriótico. Una señora extranjera que vive en Barcelona se queja en televisión de que su hijo no aprende castellano en la escuela, sino catalán. Cualquiera podría decir: señora, lleve a su hijo a Valladolid si quiere que aprenda buena lengua castellana. Pero la cosa no es tan fácil. Pregunta: ¿Cataluña pertenece a España? Respuesta: Sí (por ahora). Pues si pertenece y está incluída en España, en ella se debe enseñar el castellano o español, según enseña la teoría de conjuntos. No hay que olvidar que el castellano o español es obligatorio según la Consti, que dice literalmente en su artículo tres que todos los españoles tienen el deber de conocerla. Parece que el latiguillo de “castellano o español” en la Constitución de 1978 se lo debemos a Don Camilo José Cela, cuando era senador por designación real.
Hay países felices cuyas leyes fundamentales no establecen la lengua que se debe usar en ellos, pero son los menos. La constitución de los USA no dice en ninguna parte que el inglés sea la lengua oficial del estado, ni falta que hace.
He aquí un ejemplo de la inutilidad de las leyes linguísticas. Hace unos años, la proliferación de ordenadores personales y sus correspondientes teclados sembró la inquietud en algunos jurisconsultos: ¿debería prohibirse la venta en territorio español de teclados sin la letra ñ? Menos mal que alguien recordó que la probabilidad de que se venda un teclado sin ñ en España es prácticamente cero, a no ser que al comprador no le importe escribir truno, norda o jinar, que pierden mucha fuerza escatológica comparadas con sus versiones con ñ.
Pero por desgracia, en España, tanto el estado central como las regiones legislan con abundancia acerca de qué idioma se debe utilizar en sus territorios. He aquí el resultado de una investigación al respecto, actualizada hacia 2008, de manera que seguro que alguna ley lingüística nueva y absurda se ha unido al elenco desde entonces. Pero da una idea de lo mal que está el patio.
Con excepción de los Estatutos de autonomía de Asturias, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid y Andalucía (esta última alude a la necesidad de proteger el lenguaje español de sordos) el resto de las leyes marco autonómicas y la Constitución española contienen verdaderas perlas insensatas acerca de las lenguas, a saber (por orden alfabético, que toda precaución es poca para no herir sensibilidades):
Aragón empieza bien: “Las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón constituyen una de las manifestaciones más destacadas del patrimonio histórico y cultural aragonés y un valor social de respeto, convivencia y entendimiento“. Pero a continuación amenaza con una Ley Lingüística (LL) y lo estropea todo:
“ Una ley de las Cortes de Aragón establecerá las zonas de uso predominante de las lenguas y modalidades propias de Aragón y regulará el régimen jurídico y los derechos de utilización de los hablantes de esos territorios” (ver la cuestión del Lapao en Aragón y Cataluña).
Castilla y León se mete en un jardín mezclando lengua e “identidad” (así en el original), aunque tiene la magnanimidad de proteger a continuación dos idiomas minoritarios en su territorio:“La lengua castellana y el patrimonio histórico, artístico y natural son valores esenciales para la identidad de la Comunidad de Castilla y León …El leonés será objeto de protección específica… Gozará de respeto y protección la lengua gallega en los lugares en que habitualmente se utilice”.
Siguen varias Comunidades y un Estado que utilizan formulaciones extrañas, del estilo de “la parte contratante de la primera parte es la parte contratante de la primera parte”, por ejemplo:
“ La lengua propia de Cataluña es el catalán.”
“…se define la lengua valenciana como propia de la Comunitat Valenciana”
… “ El castellano es la lengua española oficial del Estado [español].” El artículo de la Constitución continúa diciendo, con la misma inconsciencia que el vaquero que se tiró a un cactus pensando que era una buena idea: “Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”.
“La lengua propia de Galicia es el gallego.”
Las Islas Baleares hablan a la vez y sin tomar aliento de lengua, tradición, cultura, identidad y vertebración:
“La lengua catalana, propia de las Illes Balears, y nuestra cultura y tradiciones son elementos identificadores de nuestra sociedad y, en consecuencia, elementos vertebradores de nuestra identidad. “
Mientras que La Rioja manifiesta un orgullo local derivado de san Millán de la Cogolla: “[…] la lengua castellana, por ser originaria de La Rioja y constituir parte esencial de su cultura…”. Por fin, dos Comunidades que juntas forman la mítica región llamada Euskalerria, sección española (Hegoalde para los técnicos). Navarra se mete en un lío considerable al comprometerse a definir oficialmente unas “zonas vascoparlantes”:
 “El castellano es la lengua oficial de Navarra…. El vascuence tendrá también carácter de lengua oficial en las zonas vascoparlantes de Navarra”. Mientras que el País Vasco asocia directamente la lengua del país con la peliaguda denominación de Pueblo Vasco: “El euskera, lengua propia del Pueblo Vasco…”
Ante tanta estulticia, ¿qué podemos hacer? Muy sencillo, un Desarme Lingüístico. La idea general es sencilla: deben desaparecer todas las referencias legales a las lenguas, acerca de si son o no “propias”, de si deben o no ser conocidas, o ser obligatorias para una cosa o para otra, o de si tienen o no tienen que estar en los letreros de las tiendas, en la enseñanza, en la administración o en los discursos y ceremonias. Deben desaparecer de la Constitución y de todas las legislaciones de todas las administraciones, estatal, autonómica y local. Desde luego el trabajo de erradicación de las RLL (referencias legales lingüísticas) no va a ser fácil, pero como decía el mariscal Lyautey al ser informado de que unos árboles tardarían cien años en crecer en determinada parte del desierto, entonces es necesario plantarlos cuanto antes, esta misma tarde si es posible.
Nota 1. Eso no quita que un estado o región o lo que sea dedique recursos a espuertas a promocionar la lengua de sus amores, fundar academias, financiar escuelas y levantar monumentos.
Nota 2. Lo de arriba fue publicado en versión “Manifiesto por el desarme lingüístico” hace algunos años. Tuvo el honor de recibir un comentario razonado. Anónimo escribe: “Este manifiesto es de una demagogia ramplona. La pretendida equidistancia es falsa. Hay lenguas españolas que han sido históricamente marginadas cuando no perseguidas hasta el exterminio con el objetivo de sustituirlas por otra supuestamente más española que las demás (eso sí que es nacionalismo) y por eso hay esas “referencias legales”, para protegerlas. Propongo mejor el Manifiesto por la igualdad de trato para todas las lenguas de España, cosa que a todas luces este otro ni se plantea.”

Asuntos: ,

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies