Un motor de aviación para hacer volar a un tanque

  • Sin categoría

El tanque M-4 Sherman fue construido en gran cantidad durante la segunda guerra mundial, hasta el punto que casi no dejó espacio ni recursos para el M-26 Pershing, que sí era ya equivalente a los mejores modelos alemanes Tiger y Panther. La producción en masa superó las 50.000 unidades, y muchas de ellas, en una pirueta de ingeniería característicamente norteamericana, fueron motorizadas con una versión del Wright Cyclone, famoso motor de aviación del rango de 300-400 hp. Los diseñadores pensaban aligerar así lo más posible el Sherman, que con sus 35 toneladas y sus 350 hp se movía con bastante facilidad por los campos de batalla de Francia, Italia y por fin Alemania. Empero su cañón y blindaje no estaban a la altura de los modelos pesados alemanes, que sólo podía ser destruidos por los Sherman cuando estos atacaban en grupo, como los perros de traílla a un jabalí. Los tanquistas recibían prospectos informando de la distancia a la que determinadas partes frontales, laterales y traseras del blindaje de Panthers y Tigers podían ser perforadas por su cañón. Por ejemplo, el blindaje frontal de los Tiger era impenetrable a cualquier distancia para el cañón de 75 mm del Sherman, pero el lateral podía ser perforado si el disparo se hacía a menos de 500 yardas (unos 460 m) de distancia (1).

Selecciones del Reader’s Digest (USA, edición en español) agosto de 1944

(1) Michael Green: Tiger Tanks. MBI Publishing Company, 1995.

Asuntos: , , ,

Espacios:

Tiempos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies