El bombardero eterno

El primer prototipo del Boeing B-52 en 1952. La longevidad de esta arma de destrucción masiva es tal que equivaldría a que el “paralizador sangriento” Handley Page 0/400, concebido en 1916, hubiera podido participar en la guerra de las Malvinas y seguido en activo en la RAF hasta el final del gobierno Tatcher.

 

La presentación del B-52 al público se hizo coincidir con el primer vuelo del prototipo el 15 de abril de 1952, con un reportaje en Life que incluye la ilustración de uno de los primeros modelos, con la cabina todavía con la misma forma que la de un caza, despegando de una pista en la que se pueden ver aparcados y algo mustios unos cuantos B-36 Peacemaker. El texto no deja lugar a dudas sobre el concepto del nuevo y enorme bombardero jet, que 68 años después sigue siendo un elemento fundamental del arsenal de la USAF.

“Enfrentando la tensión mundial, América está otra vez trabajando contra reloj para mejorar su Poder Aéreo. No es responsabilidad nuestra decir cuánto Poder Aéreo necesita este país –eso es cosa de las recomendaciones de nuestros líderes militares y de la decisión del Congreso. Sentimos, no obstante, la responsabilidad de ayudarle a comprender la vasta complejidad que implica la fabricación y puesta en servicio de los modernos aviones, de manera que se de cuenta de porqué cuesta tanto dinero y necesita tanto tiempo… y la razón por la que la seguridad de América exige un Poder Aéreo de largo alcance tanto en la paz como en la guerra” (1).

1- Life, 7 de abril de 1952 (Google Books)

Ecosistemas:

Asuntos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies