Packard fabrica motores para acortar la guerra

Como el caso de la empresa valenciana  de juguetes de hojalata que terminó fabricando cartuchos de fusil durante la guerra civil española, Packard añadió a su producción habitual de coches de lujo la de motores Rolls Royce Merlin, mediante un contrato con la empresa británica que se firmó en 1940, cuando la RAF necesitaba con urgencia miles de Merlines para dotar a sus cazas y bombarderos. Packard manufacturó más 50.000 motores V-1650, como se llamaron en Estados Unidos, y muchos terminaron impulsando el super-caza norteamericano Mustang, casi el único que podía acompañar a las Fortalezas Volantes en todo su camino hacia el interior de Alemania y regreso. El anuncio utiliza el concepto de fabricación de armamento como acortador de la guerra: cada motor se hace equivaler a “una semana, un día o una hora”.

 

Selecciones del Reader’s Digest (USA, edición en español) agosto de 1944

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies