El bombardero sin enemigos

Un Handley Page Heyford de la RAF a mediados de la década de 1930. Primer vuelo: 12 de junio de 1930.

A pesar de su aspecto de ave zancuda prehistórica, el Handley Page Heyford era un producto de tecnología avanzada, un avión que se vendió como el bombardero exprés, pues el fabricante aseguraba que podía estar listo en apenas media hora tras su retorno a la base después de un vuelo de mil millas. La idea de aterrizar después de machacar al enemigo, repostar combustible y bombas a toda velocidad y volver a despegar para continuar la tarea era difícilmente concebible en un bombardero pesado de la década de 1930, pero nada puede detener a un buen publicista.

El Heyford tenía un alcance de 900 millas, unos 1.400 km, lo que le daba un radio de acción efectivo de unos 700 km. Operando desde bases en el SE de Inglaterra, en el que sería conocido pocos años después como Bomber Country, podía en teoría bombardear Hamburgo o Stuttgart, que están a unos 700 km de Colchester. La misión en total duraría siete u ocho horas, pues el Heyford tenía una velocidad de crucero de unos 200 km/h. Un ataque a Alemania era improbable. El nuevo bombardero entró en servicio a finales de 1933, cuando los nazis llevaban varios meses instalados en el poder, pero todavía no existía la Luftwaffe y la fuerza armada germana era todavía minúscula. Francia era un enemigo potencial y perfectamente al alcance del avión, pero la Entente Cordiale seguía, al parecer, en vigor. Irlanda era un Estado Libre desde una década antes, pero pertenecía nominalmente al Imperio, a pesar de su declarada hostilidad a Gran Bretaña.

Tampoco había previsión de usar el bombardero dentro de territorio británico metropolitano, aunque el recuerdo de la huelga general de 1926, cuando se pensó seriamente usar la aviación contra los insurrectos, estaba aún fresco. El Heyford era un avión grande y aparatoso, muy mal adaptado por lo tanto para el servicio colonial, de manera que los nativos siguieron siendo controlados por aparatos más pequeños. Entre su puesta en servicio y su retirada en 1937 pasaron solamente cuatro años. En 1937 los bombarderos japoneses, alemanes e italianos hacían estragos en China y España y los planificadores de la RAF ya sabían que iban a necesitar un barco más grande.

Así que el Heyford es un caso raro entre los bombarderos británicos, pues es el único fabricado en cierta cantidad que nunca participó en una acción de guerra ni lanzó bombas contra nadie. Fue encargado en 1927 por el Ministerio del Aire (Air Ministry) como bombardero pesado nocturno para reemplazar al Vickers Virginia, que era una de las muchas variantes del Vimy. Durante cuatro años (1933-1937) los 125 Heyfords que se llegaron a fabricar fueron la super-arma de Gran Bretaña en caso de guerra europea.

Ecosistemas:

Asuntos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.