dornierkometiyiilcosada1924
 
Donier Komet II “Bucaramanga” de muy breve actividad en COSADA (1924).

 
Como era habitual en esos tiempos, el bautizo del Dornier Komet “Bucaramanga”, en el campo de aviación de la ciudad del mismo nombre, el 24 de marzo de 1924, fue un gran evento social en el que participaron todas las autoridades civiles, militares y eclesiásticas de la ciudad y la provincia (Departamento) de Santander. Los pilotos alemanes hicieron tres vuelos con éxito llevando en cada uno cuatro pasajeros de alto rango, pero al cuarto intento el avión cayó en una zanja y se partió la hélice. El Tiempo, que publicó la gacetilla del acontecimiento, dice con mucho optimismo: “El incidente aludido sirvió para demostrar la solidez del aparato, pues el golpe sufrido hubiera despedazado cualquier otro”(1).

No obstante, era una demostración de que los aviones terrestres tenían problemas en Colombia en aquellos años, por la dificultad de construir nuenos campos de aviación en un país tan grande y tan abrupto. El Komet fue devuelto a Alemania y se encargó en su lugar un robusto Junkers F.13. Este aparato, provisto de flotadores, era perfecto para utilizar como pista de aterrizaje los grandes ríos de la región. SCADTA construyó su fortuna con F.13 hidroaviones que usaban el río Magdalena como aeropuerto.

Aquellos años fueron bullentes para la aviación colombiana, un país que vió en la aviación la solución para sus problemas de comunicación casi antes que ningún otro. El Komet que voló tan brevemente en Bucaramanga lo hizo por cuenta de COSADA, Compañía Santandereana de Aviación, una muestra de la importancia económica y política de la provincia, que solo cedía ante Bogotá. COSADA nunca pasó de administrar unas pocas líneas de corto radio en el Departamento de Santander, principalmente la de Bucaramaga a Puerto Wilches y desapareció en 1930, por la competencia del ferrocarril recién inaugurado que hacía su mismo servicio. Sus activos fueron integrados en SCADTA.

(1) scadta.co
 


 

Ecosistemas: ,