Cuando el MPAIAC estuvo a punto de conseguirlo

El 10 de enero de 1978 Enrique Múgica, diputado del PSOE entonces, dio una conferencia en el Club Siglo XXI de Madrid sobre un tema extraordinariamente aburrido, “Socialismo y autonomía”. En un momento de su discurso, aludió a “zonas tan conflictivas… como Euskadi y Canarias, [donde] se han venido produciendo en grupos como ETA y MPAIAC actitudes fanatizadas de difícil solución”. Mientras que ETA sigue siendo un gran asunto de la política nacional, hace muchos años que nadie se acuerda del MPAIAC (Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario). No obstante, en aquellos años estuvo a punto de conseguir algo que de lo que ETA estuvo siempre a mil millas de distancia: el reconocimiento internacional de la situación “colonial” del territorio y por ende del conflicto con el estado español.

Que se sepa, nunca hubo ninguna coordinación formal ETA-MPAIAC, aparte de la presencia de ambas organizaciones en Argelia, aunque sus relaciones con el gobierno argelino fueron muy diferentes. El MPAIAC necesitaba a Argelia como el agua y el pan: el gran país norteafricano tenía gran peso en la OUA, estaba por la labor de molestar a Marruecos y a España todo lo posible y apoyaba por lo tanto al Frente Polisario del antiguo Sahara Español y al independentismo canario.

La idea era conseguir una resolución de la OUA que luego se trasladaría al comité de descolonización de la ONU. En aquellos años la posición internacional de España, en trance de salir de una larga dictadura, era tan débil, que la cosa podía ser factible. El triunfo político del MPAIAC y el golpe al gobierno de Madrid habría sido tremendo. El gobierno español  envió sicarios a matar a Antonio Cubillo, líder del movimiento independentista canario. No lo consiguieron, pero el gravemente herido Cubillo quedó fuera de combate y el MPAIAC, que era un movimiento de un solo hombre, fue descabezado y neutralizado.

ETA era todo lo contrario: ha renacido docenas de veces tras sucesivas decapitaciones de su cúpula, cada vez con dirigentes más cerriles que los anteriores. Parece ser que por aquellas fechas había etarras en campos de entrenamiento argelinos (el FLN había sido la inspiración de los movimientos de liberación nacional de todo el mundo tras su victoria sobre el Imperio francés en 1962) pero no fue hasta una década después, cuando las famosas conversaciones de Argel que se reveló tal relación. Al final la OUA replegó velas y Argelia reanudó amistosas relaciones con España y se puso a venderle gas a mansalva.

Asuntos:

Espacios: ,

Tiempos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies