A medio camino entre la caza y la ganadería

Fuente: Baztan-Bidasoa Turismoa

Dos manifestaciones de una relación entre los humanos y las bestias que casi no es ganadería y casi no es caza.

Los curros o la rapa das bestas se hacen en varios pueblos de Pontevedra, Bayona, Oya, La Estrada, cuando se atrapan los caballos que pastan en libertad en el monte, se les marca, se recortan sus crines que crecen bien largas, se les llega en algunos casos (la rapa das moscas) a desinfectar y luego se les vuelve a dar suelta, hasta el año que viene. Es algo bien lejos del modelo danés de ganadería, que consiste en engordar animales en grandes naves industriales por el procedimiento de permitirles como único movimiento bajar la cabeza para meter el morro en el canal por donde circula el alimento. Últimamente se está levantando una ola de críticas por lo que supone el espectáculo de maltrato de los animales. Pero la cría industrial de cerdos es seguramente peor.

Las palomeras se hacen en Etxalar y Valcarlos, justo en un valle que hace frontera con Francia. Las bandadas de palomas llegan del norte en el otoño y en ciertos días señalados pasan muchas. Una vez que entran en el valle navarro, han caído en la trampa, un embudo formado por varias torres desde las que les lanzan una especie de paletas blancas de pimpón (lo dice así la Real Academia). Las palomas confunden las paletas con halcones picando sobre ellas y abaten el vuelo, entrando así en el garlito. El cual se compone de redes de gran tamaño donde quedan atrapadas las pobres aves y terminan sus días. Además hay puestos de escopeteros repartidos por las laderas del valle. Como disparan sin conocimiento, el asunto, cuando se puede ver desde uno de estos puestos de tiradores, parece una versión palomera de Verdún. Según la web turística de Navarra, las palomeras las inventó un pastor hacia el año 1300, aunque algunos eruditos creen que deben ser mucho más antiguas.

Lo de sacar tajada de las migraciones animales es una actividad humana de hace seguramente más de cien mil años, y se han hallado no muy lejos de Echalar, en Solutré, en la Dordoña, montones de restos de caballos que parece ser que fueron despeñados a propósito por los cazadores prehistóricos. Ahora el Galicia el trato a los caballos es más moderno, pero en Etxalar las palomas atrapadas van directamente a la cazuela.

Asuntos: ,

Espacios: ,

Tiempos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies