Oro, dinero y joyas para la guerra

Como dijo Napoleón, se necesitan tres cosas para la guerra: dinero, dinero y más dinero. Los dos estados, el nacional y el republicano, tuvieron que solucionar este problema. Los republicanos pudieron intercambiar las reservas de oro del Banco de España por armamento en la Unión Soviética, así como en Francia. La agricultura de exportación de Levante era otra fuente de divisas. Los nacionales no tenían oro al comenzar, y arañaron hasta la última partícula de este metal precioso de la población bajo su mando. También consiguieron ventajosos préstamos de la comunidad financiera internacional, Alemania e Italia. Ambos estados acuñaron monedas y lanzaron emisiones de billetes. En la zona republicana casi cada pueblo emitió al principio sus propios medios de pago, cosa que no ocurrió en la zona nacional, donde el Banco de Burgos se hizo pronto con el control del dinero en circulación. Al terminar la guerra la peseta republicana no valía prácticamente nada, la peseta nacional aguantó mejor la depreciación y la inflación connaturales a la guerra.

 

Pocas semanas tras el golpe militar, la gran cuestación por el Tesoro Nacional funcionaba a toda máquina, como se ve en esta lista de donativos correspondiente a una comarca de la provincia de Soria. La lista incluye los tesoros familiares típicos, principalmente los duros de plata y otras monedas más antiguas, así como joyas y algo de moneda extranjera.  El Avisador Numantino, 3 de octubre de 1936.

 

Dedicada al mismo objeto que en el caso anterior, esta cuestación en Zamora reúne joyas familiares, dinero y porcentajes de sueldo. Heraldo de Zamora, 7 de octubre de 1936.

 

Tras el caos monetario de los primeros días y como remedio del acaparamiento de monedas (todo el mundo atesoró su dinero en metálico contante y sonante, no confiando en billetes ni otros medios de pago) la República lanza su primera moneda de curso legal de una peseta. Mundo Gráfico, 12 de mayo de 1937.

 

Un grave problema de la zona republicana fue la escasez de monedas de pequeño valor, necesarias para el día a día. Mundo Gráfico, 13 de octubre de 1937.

 

 

Las cuestaciones en la zona republicana se hacían generalmente a través de comités obreros de las diferentes empresas, más que exprimiendo a particulares como en la zona nacional. El Sol, 25 de noviembre de 1937.

 

Un procedimiento habitual para recaudar dinero para el estado, en tiempo de paz y de guerra: la lotería. El Pensamiento Alavés, 12 de marzo de 1938.

Asuntos:

Espacios:

Tiempos: , ,

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies