Lo que esconden los nombres

  • Sin categoría

 

Dos de los nombres de mujer más comunes de España tienen historias paralelas. Pilar tiene un uso muy concentrado su uso en Aragón, el país del Ebro, que Antonio Gómez Chico llamaba en su libro de Geografía escolar “el país del sagrado Pilar”. Hay mucho que decir del extraño tótem cilíndrico bajo los pies de la Pilarica, eruditos hay que dan interpretaciones más o menos estrambóticas, como la de que es una especie de menhir celta justo en el lugar donde desemboca el río Gállego (el río galo o céltico o simplemente gallego) en el Ebro.

Pero acudiendo a la prodigiosa sección de nombres y apellidos del Instituto Nacional de Estadística (en ine.es) vemos que la edad media de las Pilares es de 61,5 años. Y es que Pilar tuvo su momento de gloria hacia 1940, con más de 33.000 niñas así bautizadas (la mayoría lo eran realmente, con agua y en la pila). El uso del nombre se derrumbó en la década de 1960 y actualmente se le impone a unas 500 personas al año. También existen algunos Pilares (41 en todo el país) con una edad media todavía más avanzada, 70 años. Poner a un niño un nombre de mujer era un truco que se usaba con la esperanza de que los pasaran por alto en las listas de reclutas para el ejército.

Otro nombre muy popular es María del Carmen, muy concentrado en Galicia, la única provincia aparte del antiguo reino con alta densidad de Maricármenes es Cádiz. Tiene una edad media de 54 años. Como en el caso de Pilar, ha decaído mucho desde su auge hacia 1960 (más de 176.000 imposiciones) a las aproximadamente 1.000 en la actualidad.

¿Cómo se llaman entonces los niños y niñas españoles en la actualidad? Hay dos respuestas a esta pregunta, la étnica-identitaria y la moderna. La primera explica muchos nombres recientes en Euskal Herria, Galicia, los Països Catalans y Canarias. Por ejemplo, los cinco nombres de varón y de mujer más populares en Euskadi en 2014 fueron Markel, Iker, Jon, Ibai y Aimar / Ane, June, Nahia, Irati y Uxue. Este fenómeno es menos marcado en las otras regiones periféricas citadas, pero existe. El resultado general en Euskadi y Cataluña, tierras de mucha emigración, es que antaño tenían mucha gente con nombres españolísimos y apellidos autóctonos y ahora es más bien al revés.

El factor modernidad se ve bastante bien en los nombres más frecuentes en Madrid. En 2014, los cinco más usados para niños fueron Daniel, Pablo, Hugo, Diego y Alejandro y para niñas Lucía, Sofía, Paula, María y Martina. Nombres como Jesús, Antonio, Francisco o Manuel son viejunos. Todos ellos tuvieron un máximo hacia 1950 y ahora se imponen con una frecuencia treinta o cuarenta veces menor. Solo unos pocos nombres, como Pedro o Pablo, fluctúan poco a lo largo de las décadas, son clásicos vigentes.

Hay que tener en cuenta que ahora los nombres se eligen para que suenen bien y elegantes en combinación con los apellidos, no como aquel señor Fuertes que tuvo una hija con la señora de Barriga y le pusieron Dolores, mientras que antes lo normal era que reprodujeran el nombre de los padres o algún antepasado. Hasta el siglo XVIII el stock de nombres era reducido, se usaban los mismos una y otra vez. Los nombres no servían para distinguir la personalidad, sino más bien para indicar pertenencia a una familia y una comunidad. Usar como nombre alguna devoción de algún pariente, o incluso en casos extremos el santo del día, añadía diversidad aleatoria a esta monótona dieta de nombres de pila.

Así han pasado por la historia de España Retógenes, Ladislaos, Marcianos (hay casi 1.500 personas en España que se llaman Marciano y más de 1.400 Marcianas; el nombre se extinguió en 1990), Ciprianos, Primitivos, Encarnaciones, Visitaciones, Purísimas Concepciones y Adoraciones. Es verdad que todos tienen sus versiones cortas o slugs Marce, Visi, Primi, Concha, etc.

Asuntos:

Espacios:

Tiempos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies