Un avión para Patagonia

Un Fokker F.27 de LADE, con identificación únicamente de la Fuerza Aérea.

 

Un Fokker F.27 de LADE, con identificación únicamente de la Fuerza Aérea.

 
Hay más de 2.300 km desde Ushuaia hasta Buenos Aires, lo que da una idea del tamaño del país y de la tarea que tiene encomendada LADE, las Líneas Aéreas del Estado. Como en el caso de Bolivia, se usaron al principio Junkers para crear una red de presencia del estado en territorios remotos, con la creación de LASO (Lineas Aéreas del SudOeste) en 1940. La fórmula de la aerolínea militar es utilizada en varios países latinoamericanos, como TAM (Transporte Aéreo Militar) en Bolivia o SATENA (Servicio Aéreo a Territorios Nacionales) en Colombia.

La tarea principal de LADE es asegurar las comunicaciones en la Patagonia argentina, una región de casi 800.000 km cuadrados habitada por menos de dos millones de personas. La Patagonia siempre fue vista por el nacionalismo argentino como la reserva espiritual de la nación, un entorno duro y vivificante al que sólo bastaba limpiar de indígenas y poblar con europeos para que se convirtiera en un crisol de la raza blanca. Así se hizo en varias campañas de exterminio de los tehuelches y otras naciones indias. Una vez limpio de razas inferiores, la consigna era desarrollar la Patagonia, y los aviones de LADE cumplen un importante papel en este empeño.

En realidad Argentina llega mucho más al sur de Ushuaia, la ciudad más sureña del mundo, porque reivindica un sector de la tarta antártica que llega hasta el mismísimo Polo Sur, sector que coincide casi exactamente con el reivindicado por Gran Bretaña.El F.27 voló también por esa región, como en 1969 a la recién inaugurada Base Aérea Vicecomodoro Marambio, actualmente Base Antártica (1).

La economía patagónica tardó en conectarse con la economía-mundo, pero el proceso se ha acelerado mucho en los últimos años. Al igual que sucedió con la Amazonia, a las primeras preocupaciones por dominar una tierra hostil han sucedido otras por proteger un hermoso y frágil territorio. El turismo crece al mismo tiempo que la población permanente se multiplica, mientras que los grandes recursos ganaderos y energéticos de la Patagonia buscan su encaje en los mercados internacionales.

El transporte aéreo regional es sorprendentemente variado y denso, como muestra la larga lista de conexiones nacionales e internacionales del aeropuerto del antiguo finisterre perdido de Ushuaia. Se supone que esa era la labor de LADE, sembrar la chispa del progreso creando incipientes redes de comunicación en alejados territorios hasta que el proceso pueda realimentarse y progresar por sí mismo. Los Fokker F.27, un avión que pertenece a la clase de los herederos del DC-3, comenzaron a operar en esta tarea en 1966 y todavía continúan en ella.

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Base_Marambio

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.