dehavillanddovecongobelga1957

 

Un de Havilland Dove de la Avimil (Componente aéreo de la Force Publique del Congo) a finales de la década de 1950.

 

A diferencia de la larga experiencia en aviación colonial de Francia, Gran Bretaña, Italia y España, Bélgica no concedió mucha importancia al componente aéreo de su dominio del Congo, aparte de crear y consolidar una serie de rutas de transporte interior y la vital conexión Léopoldville (Kinshasa) – Bruselas, ya en la década de 1930. Como explicación puede aducirse la inmensidad del país (más de dos millones de km cuadrados, 80 veces el tamaño de la metrópoli) y la dificultad de usar aviones en el paisaje dominante del país, la selva tropical.
Cuando en 1940 la Force Publique, forzada por la guerra europea, planeó la construcción de una fuerza aérea colonial, pudo contar únicamente con tres avionetas requisadas. La Force Publique había sido creada legalmente en 1888, como ejército y policía de la enorme finca privada de explotación que era el Congo del rey Leopoldo. En 1908 el estado belga se hizo cargo de la colonia, sin cambios significativos en la misión y estructura de la FP. La segunda guerra mundial multiplicó el número de aviones y aviadores en el Congo, y en 1953 se organizó formalmente la llamada , con una heterogénea colección de aviones, desde Douglas DC-3 a pequeñas avionetas. Por lo general sus aviones no iban armados. Las misiones encomendadas a la Avimil eran las habituales de la aviación colonial: enlace de posiciones aisladas, transporte de heridos y enfermos, transporte en general, fumigación de insecticidas, reconocimiento aéreo, etc.
Una docena de Doves formaban el elemento principal de la Avimil, que a medida que se acercaba la fecha de la independencia pasaron a realizar cada vez más misiones MROP (Mantenimiento y Restablecimiento del Orden Público). Tras el 30 de junio de 1960 la Avimil fue colocada teóricamente bajo las órdenes del nuevo gobierno, pero toda esperanza del mantener el control colonial en el nuevo Congo resultó vana. Los aviones de la Force Publique (que se había sublevado contra sus mandos europeos) fueron llevados a la base de Kamina, en el este del país y por fin entregados al Estado de Katanga, que había declarado su independencia del Congo. Allí les pintaron las insignias de la Avikat (Aviation Katangaise) y participaron en la lucha contra la aviación de la ONU que terminó en 1963 con la vuelta de Katanga al Congo. La mayoría de la Avikat fue destruida en esta guerra, pero al menos cuatro de los Doves con que contaba la Avimil en 1960 pasaron a manos de la nueva Fuerza Aérea Congoleña (1).

(1) Les avions de la Force Publique du Congo
 


 

Ecosistemas: