La fuerza aérea del Ejército Ruso de Liberación

 

Un Messerschmitt Me(Bf)-109G de la unidad aérea del ROA (Siglas del Ejército Ruso de Liberación, conocido como el  Ejército de Vlasov), en marzo o abril de 1945. La fuerza aérea del ROA era en teoría completamente independiente de la Luftwaffe, y parece ser que algunos aviadores llegaron a sustituir la cruz gamada reglamentaria de la cola con el símbolo del ROA.

En la jerarquía racial establecida en el tercer imperio alemán (1939-1945) Francia y Bélgica eran estados vasallos, parte de los cuales incluso podrían ser incorporados al Reich como provincias prácticamente alemanas; el protectorado de Bohemia y Moravia (actual República Checa), habitado por la raza inferior de los checos, tenía un nivel legal comparable a la Regencia de Túnez dentro del Imperio francés, mientras que Ucrania y sus habitantes ocupaba en el Tercer Reich aproximadamente el mismo escalón que Tanganica y sus habitantes africanos en el Imperio británico. Tras Ucrania estaba la inmensa Rusia.

Como se ha hecho desde tiempos inmemoriales, las tropas coloniales alemanas reclutaron auxiliares nativos, que paulatinamente pasaron de las tareas de intendencia a formar unidades armadas. Esta práctica fue iniciativa al principio de comandantes alemanes locales, más o menos tolerada por Berlín, siempre reticente a la idea de dotar de armamento a las razas inferiores de su imperio colonial. Empero el sector del Ostministerium (Ministerio del Reich para los Territorios Ocupados del Este) de Rosenberg veía las cosas de manera distinta, como una oportunidad de lanzar contra la Unión Soviética a los pueblos oprimidos por esta, más o menos como Cortés empleó a los totonacas para conquistar el Imperio azteca. No obstante, los funcionarios del Ostministerium no tenían nada que hacer frente a los poderes fácticos del nacionalsocialismo, y el asunto de alentar el nacionalismo ucraniano y otros quedó en agua de borrajas.

Avanzando la guerra, el verano de 1942 la Wehrmacht tomó contacto con las “razas guerreras” que había entre el Cáucaso y el Don, señaladamente los famosos cosacos. Los vieron con el mismo interés con que los británicos en la India consideraban a las “razas marciales” indias, como los sijs y los gurjas, y reclutaron unidades turcomanas, azerbaianas y cosacas en cierta cantidad, vestidas con variados uniformes y altos gorros de piel de oveja. Por lo que respecta a rusos, ucranianos y bielorrusos, los aproximadamente cinco millones de prisioneros hechos principalmente en el rápido avance de 1941 no fueron considerados como reclutables (salvo los pignorados como hiwis, los auxiliares voluntarios nativos mencionados arriba, más de medio millón en total). En un año habían muerto aproximadamente tres millones de soldados rusos prisioneros, de hambre y malos tratos.

En 1942 el general ruso Andrei Vlasov, recién capturado, convenció a sus apresadores de que él era un ruso amigo, el equivalente de los moros amigos en el protectorado español de Marruecos, deseoso de colaborar en la causa de derribar a la Unión Soviética, y comenzó a porfiar por levantar un ejército ruso independiente que sirviera para este propósito. En 1942 y el año siguiente la idea resultaba inconcebible en Berlín, pero a finales de 1944 los humos alemanes estaban muy bajos y se dio luz verde a la idea. Se reclutaron por lo tanto dos divisiones que juntas formaron el flamante Ejército Ruso de Liberación, con un vistoso parche con las siglas ROA sobre los colores blanco, azul y rojo de Rusia. El ROA era el brazo armado del KONR, el Comité para la Liberación de los Pueblos de Rusia.

Como todo ejército nacional, el ROA necesitaba una aviación propia, y se formó una pequeña fuerza aérea de tres escuadrones (caza, bombardeo y reconocimiento). El único precedente de esta unidad, el 1.Ostfliegerstaffel – russische (Primer Escuadrón del Este – ruso), una unidad experimental que operaba aviones alemanes obsoletos y modelos soviéticos capturados, fue disuelta a mediados de 1944 (1). La Luftwaffe der ROA comenzó a operar entre febrero y marzo de 1945, al parecer con una veintena de Me(Bf)-109G, una docena de Ju-87 Stukas y algunos aviones de transporte Ju-52 (según algunas fuentes, llegaron a recibir dos reactores Me-262, lo que habría sido el colmo: nativos pilotando reactores).

Dirigida por el coronel Viktor Maltsev, su fuente de inspiración era el as de ases ruso de la primera guerra mundial Alexander Kazakov y su principal fuente de reclutamiento los pilotos soviéticos encerrados en campos de concentración, aunque también llegó a tener un puñado de rusos blancos (zaristas) exiliados en Alemania. Durante unas pocas semanas la aviación del ROA funcionó como pudo contra los aviones soviéticos y norteamericanos, hasta que a finales de abril terminó todo el asunto.  El ROA terminó la guerra luchando contra los alemanes en Praga. Como el conjunto de los hombres del ejército ruso de liberación,  los aviadores también intentaron salvar su vida entregándose al ejército estadounidense, y también fueron entregados en su mayoría al Ejército rojo. Maltsev fue ahorcado en Moscú el 1 de agosto de 1946, junto con otros generales de las llamadas oficialmente Fuerzas Armadas del Comité de Liberación de los Pueblos de Rusia (2).

1- Carlos Caballero Jurado: Foreign Volunteers of the Wehrmacht 1941-45. Men-at-Arms series nº 147. Osprey (1983)
2- Авиация генерала Власова (La aviación de Vlasov), por Michael Antilevsky, en Уголок неба (Rincón del Aire) (www.airwar.ruhttp://www.airwar.ru/history/av2ww/axis/roa/roa.html)

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies