La gacela voladora: Springbok service

avroyorkbase

 

“Springbok Service” Johannesburgo – Londres, 1945. El Avro York de la BOAC Mandalay, que inauguró la ruta en noviembre de 1945. Más tarde fue rematriculado ZS-ATU para entrar en servicio con la compañía sudafricana.

 

En agosto de 1945 se anunció la largamente esperada reanudación de la gran ruta aérea Londres – El Cabo. Había funcionado con más o menos regularidad desde 1931 hasta junio de 1940, cuando el Imperio italiano entró en guerra contra el Imperio británico y cerró el Mediterráneo. En noviembre comenzó el servicio, que duraba unas 65 horas en total, con 33 de tiempo de vuelo efectivo y cuatro escalas entre Palmietfontein (Johannesburgo) y Hurn Bournemouth (en la costa sur de Inglaterra, a unos 130 km. de Londres). Se hacía noche en Nairobi y en El Cairo y dos breves paradas para repostar en Jartum, Sudán y Castel Benito, un aeropuerto de la RAF cerca de Trípoli, Libia.

El vuelo lento y a baja altura de los Avro York –la versión civil del bombardero Lancaster– aseguraba peripecias impensables en las modernas líneas aéreas, como una nube de langosta que averió seriamente uno de los aviones de la ruta a la altura de Nairobi, a comienzos de 1946. No obstante, la publicidad de la casa Avro anunciaba con optimismo una media de velocidad en la ruta de más de 210 millas por hora (338 km/h). El York podía llevar 12 pasajeros, 16 en rutas cortas, y considerable cantidad de correo.

La ruta se  hizo en comandita entre la BOAC y la South African Airways (SAA) y se llamó Springbok Service, por el animal nacional de Sudáfrica, el springbok o gacela saltarina. El springbok también era el símbolo de la fuerza aérea sudafricana y de la SAA, y su asociación con el régimen del apartheid era evidente. La gacela saltarina fue eliminada tanto de la aerolínea como de la fuerza aérea en 1997, y a punto estuvo de dejar de denominar al equipo nacional de rugby de no ser por una intervención personal del presidente Mandela, que mostró una vez más su característica grandeza de miras política. Actualmente hay muchos vuelos directos Londres-Johannesburgo, con 11 horas de duración.