Un avión para la larga noche europea

 

Un Westland Lysander  del Special Operations Executive 161 Squadron, 1942.La pintura negra, el tanque supletorio entre las patas del tren de aterrizaje y los escalones blancos (para evitar tropezones nocturnos) de la escalerilla colgada fija del puesto del pasajero (podía llevar dos en caso de mucha necesidad) indican la función del avión, penetraciones nocturnas clandestinas en territorio enemigo para insertar o extraer agentes encubiertos.

El Lysander sufrió muy graves pérdidas en Francia en mayo y junio de 1940. Resultaba lento y poco maniobrable para escapar de los Me-109 alemanes, y no podía abatir el vuelo y ocultarse entre la vegetación como podría haber hecho un Fieseler Storch, pues resultaba demasiado grande y pesado para eso. Los aviones que regresaron a Inglaterra patrullaron las playas armados con bombas y ametralladoras, esperando al invasión alemana que nunca tuvo lugar, y hasta se probó un extraño híbrido acoplando lo que parecía la parte posterior de un gran bombardero, con su cola doble y torreta para el ametrallador, a un Lysander. El monstruo resultante se suponía que recorrería las playas donde desembarcaran los alemanes  ametrallándolos a mansalva desde la torreta trasera. Fue el Westland P12, que parecía como un híbrido entre el Lysander original y un bombardero Stirling, apodado oficialmente beach-straffing aircraft, avión ametrallador de playa (1).

Este producto de 1940 no tuvo desarrollo. Cuando nadie sabía qué hacer con el Lysander, aparte de usarlo para la poco interesante tarea de remolcador de blancos para entrenamiento de pilotos, Churchill entró en escena y planteó la prioridad absoluta de las operaciones especiales en la Europa ocupada por los alemanes, con la esperanza de, además de molestar a la Wehrmacht una especie de guerra de guerrillas, propiciar levantamientos populares contra el invasor, “prender fuego a Europa”, como dijo el hombre del puro. En la práctica la Resistencia francesa fue una complicación de grupos, a veces opuestos entre sí, que iba desde los católicos a los comunistas, activos únicamente a partir de junio de 1941. La mayoría de la población era (al menos hasta 1943) indiferente o partidaria de Vichy, que era además el régimen legal.

El SOE o Ejecutiva de Operaciones Especiales funcionó alentando todas las formas posibles de sabotaje y lucha clandestina y una de sus misiones principales era entrenar agentes e introducirlos en territorio enemigo, principalmente Francia. Esta organización tenía una no desdeñable flota aérea a su disposición, que incluía algunos bombarderos reconvertidos para el lanzamiento de suministros a los grupos de la resistencia. Pero el más famoso fue el Lysander, que se especializó en la difícil tarea de localizar campos de aterrizaje improvisados en Francia, en plena noche, apenas señalados unos minutos con débiles señales luminosas. Una vez en el objetivo, el avión aterrizaba para dejar  a su pasajero o bien para llevarse a algún agente de regreso a Inglaterra. Esto se hizo muchas veces, en general con buen éxito, aunque no se pudieron evitar algunas desgracias personales, y el Westland Lysander, un avión que comenzó muy mal la contienda, se convirtió así en uno de los héroes de la segunda guerra mundial.

1- The world’s strangest aircraft, Michael Taylor, Grange Books, 1996

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies