Sin espacio entre el Stuka y el Shturmovik

Un DAR-10 en 1941.

La fábrica estatal de aviones de Bulgaria (DAR por sus siglas en búlgaro) fabricaba con licencia aviones alemanes e italianos de entrenamiento hacia 1940, pero el DAR-10 fue un ambicioso intento de diseñar un avión de guerra propio. La máquina se planeó como un avión de ataque, del tipo del Stuka alemán y el Shturmovik soviético, y estos dos aviones representan tanto el destino del avión como el del país que lo fabricó. Bulgaria fue un reticente aliado de Alemania, aunque no dudó en anexionarse buenos trozos de Yugoslavia y de Grecia tras la derrota de estos países por la  Wehrmacht.  Se negó a declarar la guerra a la Unión Soviética, algo que habría sido muy impopular (el búlgaro y el ruso comparten alfabeto y son dos idiomas muy similares) aunque sí la declaró a Gran Bretaña y los Estados Unidos. La fuerza aérea búlgara peleó duramente contra la estadounidense, que bombardeó Sofía varias veces. Para esta lucha necesitaban cazas, no aviones de ataque al suelo, y además los alemanes enviaron algunos Stukas al inventario de la aviación militar búlgara. En septiembre de 1944 el Ejército Rojo llegó a la frontera de Bulgaria y tras algo de confusión ocupó el país sin lucha. Con el dominio soviético llegaron los Il-2 Sturmovik, de manera que el segundo prototipo del DAR-10, que voló en 1945, también se desechó. La industria aeronáutica búlgara no volvió a levantar cabeza después de aquello.

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.