El bombardero de Barcelona

savoiamarchettism79spain1938 savoiamarchettism79spainctv

 

Arriba: Savoia (SIAI) Marchetti SM.79 Sparviero (Gavilán) de una unidad con base en Mallorca, en la primavera de 1938.
Abajo: avión de enlace de la CTV (Corpo Truppe Volontarie, Cuerpo de Tropas Voluntarias), ejército fascista italiano enviado en auxilio de los nacionalistas. Los tres ratones verdes pintados en el fuselaje son un recuerdo de días más pacíficos, cuando el antecesor civil del SM.79 triunfó en varias competiciones aeronáuticas internacionales.

 

El SM.79 comenzó su intervención en España en febrero de 1937. Los bombarderos italianos se basaron en gran número en la isla de Mallorca, desde donde dirigían sus ataques sobre Barcelona, Valencia y todo el litoral mediterráneo.

Los masivos bombardeos de Barcelona por los aviones italianos del general Franco comenzaron a las 10 p.m. del 16 de marzo de 1938. Según el corresponsal del Times, las peores destrucciones no fueron destinadas a objetivos militares, sino al casco viejo y a los bulevares y espacios abiertos usados para el esparcimiento de los barceloneses. Se informó oficialmente de 815 muertos en los tres días que duró el ataque.

La postura oficial del gobierno británico fué de “horror y disgusto”, y se enviaron protestas al general Franco también por parte del gobierno francés. El Vaticano fué requerido para unirse a una protesta unificada contra el bombardeo de ciudades indefensas, pero al parecer hizo oídos sordos. Cordell Hull, secretario de Estado norteamericano, dijo: “En esta ocasión, cuando las pérdidas de vida entre los no combatientes es quizá mayor que nunca en la historia, siento que hablo en nombre del pueblo americano cuando expreso mi horror por lo que ha ocurrido en Barcelona, y cuando expreso mi ferviente esperanza de que, en el futuro, los centros civiles de población no serán objeto de bombardeo militar desde el aire”.

Algunos meses después, el as de la aviación nacionalista, Joaquín García Morato, el hombre que derribó con sus propias manos el 3% de la totalidad de la aviación republicana, dio una explicación de los bombardeos de Barcelona basada en los principios de Giulio Dohuet, inventor del concepto de bombardeo moral capaz de aterrorizar a la población civil y doblegar así la resistencia del enemigo: “En esos instantes, [la ocupación sin lucha de la ciudad el 26 de enero de 1939] ha hecho su aparición el valor que nuestros bombardeos aéreos tenían como amenaza. […] los milicianos y la masa roja de Barcelona, conscientes del poder de la , comprendían perfectamente todos los riesgos que sobre Barcelona podría desencadenar una resistencia necia y una obstinación larga” [1].

Los bombardeos sobre ciudades fueron una especialidad de la aviación nacional. Casi todas las grandes ciudades españolas y la mayor parte de la industria quedaron en territorio republicano, lo que multiplicaba su vulnerabilidad, y, mientras que el ejército de Franco llegó a contar con unos 400 aviones de bombardeo medio, la República apenas alcanzó la cuarta parte de esa cantidad. Los bombarderos nacionales, además, actuaban en unidades compactas dentro de la Legión Cóndor alemana o la italiana, cosa que resultó casi imposible en las heterogéneas unidades de la aviación republicana.

Durante toda la guerra, la República denunció una y otra vez los bombardeos fascistas mediante campañas de carteles, películas, mítines y folletos repartidos en las principales capitales europeas (Londres y París principalmente). El argumento que utilizaba Dolores Ibárruri en sus intervenciones en París era el mismo que empleó Haile Selassie en la Sociedad de Naciones pocos meses antes: hoy nos toca a nosotros, mañana seréis vosotros.

———

[1] “El as de ases de la aviación española nos habla de los bombardeos aéreos de Barcelona”. La Vanguardia, 29 de enero de 1939.

 

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies