El inexpugnable Berchtesgaden gallego


ABC dedicó doce portadas al Pazo de Meirás entre 1944 y 1975, todas ellas en relación con las vacaciones del Caudillo en Galicia y los Consejos de Ministros que allí se hacían. Hemeroteca de ABC

 

Fue el locuaz Ernesto Giménez Caballero el que llamó así al Palacio de las Torres de Meirás: “De tiempo en tiempo [el Caudillo va] al Pazo de Meirás, a su roca delle camminado, a su Berchtesgaden gallego, a tomar impulso nativo y creador”. A finales de marzo de 1938 la Diputación de la Coruña había transferido la propiedad del pazo a la familia Franco, pero el trabajo de la llamada Comisión Pro-Pazo del Caudillo no terminó ahí ni mucho menos. La Comisión organizó una suscripción popular en toda la provincia, una más de las muchas que sangraban a la población en aquellos años (las había de todos los tipos, desde el Aguinaldo del Combatiente hasta la suscripción para el acorazado España). Pero esta era de un tipo especial, puesto que no estaba dedicada a comprar suministros o armamento, sino a financiar un tremendo regalo para el dictador. El perfil político de la cuestación era peliagudo, por lo tanto, y los alcaldes y autoridades locales de FET y de las JONS fueron aleccionadas para que no quedara ni un solo hogar sin contribuir. El que no lo hacía sabía a qué se exponía.
El tamaño del obsequio era considerable: 300 obreros trabajaron durante meses para acondicionar el pazo y sus dependencias, incluyendo colocar una torre extra que se trajo de otro pazo y arreglar un terreno de varias hectáreas. El general Franco estaba realmente complacido con el regalo, y su esposa todavía más. El dictador pasaba como mínimo 20 días al año en el pazo, en el que se celebraban consejos de ministros y se firmaban decretos, y gustaba de visitarlo en cuando tenía ocasión. El Pardo era su residencia habitual, un lugar a una conveniente distancia sobre la hostil ciudad de Madrid, pero es evidente que el pazo de Meirás era su lugar de seguridad, un paisaje rural nada peligroso, completamente desactivado políticamente a diferencia de las grandes ciudades o áreas industriales. Franco iba y venía, recibía aclamaciones de la multitud y prometía diversas mejoras en las parroquias que visitaba. Los ministros y jerarquías del régimen se acostumbraron a incluir el pazo de Meirás en sus recorridos por la gobernada España.
Esta historia debería haber acabado hacia 1977. Dejando un prudente margen tras la muerte del dictador, la Diputación de la Coruña habría perdido disculpas por las exacciones de cuarenta años atrás, el pazo habría vuelto a su propiedad en calidad de museo u otro equipamiento público similar, y el asunto habría terminado.
Pues no. En 2018, justo 80 años después del expolio y 43 años después de la muerte de Franco, el pazo de Meirás es propiedad legal, firme y sólida como una roca, de la familia Franco. Pero lo más asombroso es que la Fundación Nacional Francisco Franco (denominación literal) se encarga de gestionar las visitas al complejo. Como todo tiene solución, aquí también la hay, aunque resulta engorrosa: se trata de añadir una enmienda a la Ley de Memoria Histórica que revierta la propiedad del pazo a las instituciones públicas, lo que sería un largo trámite parlamentario. El recorrido legal no se pudo iniciar porque el PP votó en contra, alegando los sagrados derechos de la propiedad que asisten a la familia Franco.
En semejante callejón sin salida legal y político brilla con fuerza la capacidad del franquismo para hacerse fuerte en determinados bastiones que no está dispuesto a ceder. Un solo ejemplo, pero hay muchos: consiguieron frenar la ley de divorcio por mutuo acuerdo, establecida en 1932 y derogada en 1938, hasta nada menos que 2005. Hay otras plazas fuertes del franquismo en la España actual (además de un famoso bar en Despeñaperros dedicado a la memoria del dictador): la financiación de la iglesia o el pánico al “separatismo” son algunas de ellas.
Además de bastiones de la dictadura hay una línea de resistencia infranqueable, la Ley de Amnistía de 1977 que hizo desaparecer como por arte de magia cualquier posibilidad de molestar al franquismo y a los que se lucraron y/o cometieron delitos a su amparo. En julio de 2015 el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas instó al gobierno español a que derogase esta ley. El Gobierno hizo oídos sordos. El pazo de Meirás parece que cumple el mismo papel que los cuervos de la Torre de Londres: mientras sea propiedad de la familia Franco, no hay nada que hacer, todo seguirá atado y bien atado, como dijo en cierta ocasión el general Franco en persona.

 

Asuntos: ,

Espacios:

Tiempos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies