El símbolo volador del menemismo

El elegante 757-200 Tango-01 sigue siendo el principal avión de la flota aérea presidencial argentina.

El 757 especialmente acondicionado para el transporte de VIPs que compró el gobierno argentino en 1992 fue considerado desde el principio como demasiado ostentoso, pero hay que tener en cuenta que ese año, tercero de de Carlos Menem en el poder, una nube de prosperidad ficticia envolvía el país. Los diez años del llamado menemismo (1989-1999) condujeron directamente al terrible colapso institucional y económico de comienzos de la década de 2000, cuando se instauró el “corralito” (embargo de todas las cuentas bancarias), el país suspendió pagos y se sucedieron cinco presidentes (dos de facto) en solamente un año, 2001.

El magnífico Boeing 757 presidencial incluía toda clase de comodidades para el presidente y sus séquito, inlcuyendo un jacuzzi, una cama con cabecera de caoba con el escudo presidencial grabado, grifería dorada, etc. Fernando de la Rúa, que sucedió a Memem en 1999, utilizó el lujoso avión como argumento electoral: prometió repetidas veces venderlo en cuanto jurase como presidente. No tuvo tiempo en su mandato, y cuando pocos años después se estudió la venta en firme, se descubrió que se perdería mucho dinero en la operación, pues no hay mercado para grandes aviones presidenciales especialmente tuneados. De manera que se quedó en la flota presidencial hasta el día de hoy, con el indicativo Tango-01 (no tiene que ver con el famoso baile argentino, sino con el alfabeto aeronáutico internacional).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies