Vengeance: de las bombas al DDT

vulteev1fare1938

 

Vultee Vengeance de un escuadrón de la en Hong Kong, 1947

 

Alguien comparó volar en un Vengeance con recorrer Regent Street a bordo de un autobús del LPTB (London Passengerl Transport Board, la organización de transporte público de Londres, los famosos vehículos rojos de dos pisos). El avión, grande y robusto, proporcionaba “una gran sensación de seguridad (1)”. En 1940 Vultee consiguió vender al gobierno francés, desesperadamente necesitado de aviones modernos, 300 ejemplares de su proyecto Vengeance, un avión diseñado para actuar como bombardero en picado. Francia fue ocupada por el ejército alemán antes de que se pudieran enviar los aviones, pero entonces Gran Bretaña ofreció hacerse cargo del pedido.

La aviación naval británica tenía algunos aviones de ataque en picado, pero la RAF no tenía ninguno para su uso en tierra, y precisamente la caída de Francia en pocas semanas había mostrado la gran eficacia del modelo alemán Stuka Junkers Ju-87. Empero la batalla de Inglaterra mostró poco después que los bombarderos en picado resultaban muy vulnerables a los cazas, y los Stukas resultaron ser presa fácil de los Hurricanes. Cuando llegaron los Vengeance la RAF ya no creía que sirvieran para el denso y ultramoderno teatro europeo de la guerra aérea, por lo que fueron enviados a la India. Allí dotaron unidades tanto de la RAF como de la IAF (la fuerza aérea india) y utilizados en el frente de 700 millas de Birmania.

Los Vengeance funcionaron muy bien en ese frente secundario, donde ninguna de las fuerzas aéreas en liza tenía muchos ni muy buenos aviones. Se comprobó que el ataque en picado de los Vengeance conseguía impactos de gran precisión en las pequeñas y bien defendidas fortificaciones japonesas. Pero más adelante, en Nueva Guinea, el avión fue apartado de la primera línea por el mando aéreo australiano, que también había comprado su lote de Vengeances. Mientras tanto, en Estados Unidos, donde el modelo se fabricaba a buen ritmo en las instalaciones de Vultee y de Northrop –se llegaron a fabricar casi 2.000, en un caso de “fabricación por inercia”–, la Fuerza Aérea del Ejército también se hizo con cientos de unidades del Vengeance, pero no llegó a usarlas en combate, sirviendo principalmente para entrenamiento como remolcador de blancos.

Tras el fin de la guerra en el Pacífico en agosto de 1945 había cientos de estos aviones en la RAF, la aviación naval británica y la fuerza aérea australiana. Algunos de ellos se dedicaron a la lucha contra la malaria dentro de unidades fumigadoras creadas ex profeso, como la Anti-Malarial Spraying Unit de la Marina Británica que  fumigó Hong Kong en 1946. Los Vengeance habían comenzado a lanzar DDT en lugar de bombas ya en 1944, desinfectando así grandes superficies de terreno donde operaban las tropas aliadas e impidiendo la aparición de epidemias de malaria y paludismo, que habían diezmado tradicionalmente a los ejércitos. Por entonces no se tenía constancia de sus efectos tóxicos, y el DDT se aplicaba en cantidad sobre la ropa, las personas mismas y el suelo.

(1) “Hitting with a Vengeance” – Flight, 12 de julio de 1945
 

 

Ecosistemas: ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies