Un avión de acero en la Unión Soviética del hombre de acero

 

Un Putilov Stal’-3 de en 1936

A finales de la década de 1920, como uno más de los esfuerzos para poner a la par la tecnología soviética con la de occidente, que fueron especialmente intensos en el campo de la aeronáutica, una unidad especial de investigación sobre la construcción de aviones de acero (stal, de donde Stalin, “el hombre de acero”) se creó dentro del TsAGI (Instituto Central de AeroHidroDinámica), la punta de lanza de la investigación aeronáutica en la URSS.

La idea consistía el sustituir el caro aluminio, que había que importar, por un material autóctono, el acero inoxidable. La tarea tuvo que superar muchas dificultades y mostró la debilidad del complejo industrial soviético: hubo que importar la máquina soldadora de Estados Unidos, el acero de alta calidad al cromo-níquel de Suecia y la laminadora de acero de Alemania.

Por fin se construyó el primer prototipo, que voló en octubre de 1931. La estructura de acero resultó ser ligera y resistente, pero resultaba compleja de fabricar. Se esperaba evitar los problemas de corrosión del aluminio, pero las juntas de soldadura y los pernos mostraron una alarmante tendencia a oxidarse. En el verano de 1933 voló el Stal’-3, más grande y potente, del cual cerca de 80 unidades fueron enviadas a Aeroflot, para prestar servicio en rutas interiores de la inmensa URSS. Para 1942 no quedaba ninguno en servicio y el concepto del avión de acero nunca fue popular.

Más información en Soviet Aircraft and Aviation, 1917-1941 (Putnam, 1995), de Lennart Andersson

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.