boeing707airfrance1961-otro

 

“Boeing Jet Intercontinental” (Boeing 707) de a comienzos de la década de 1960, con distintivos de JAL (Japan Airlines) que indican una ruta compartida.

 
En 1961, Air France ofrecía una ruta Madrid-Tokio con escalas en París, Hamburgo y Anchorage bajo el lema “Tokio a 20 horas de España por la ruta polar”. El tiempo desde Madrid a Tokio resultaba espectacular, teniendo en cuenta que no era mucho mayor de lo que se tardaba desde la capital de España a La Coruña en el famoso tren mixto (de pasajeros y mercancías) que unía con parsimonia ambas ciudades. Los tiempos de vuelo no se han acortado apreciablemente desde entonces, hace medio siglo, e incluso se han alargado para ciertas rutas, tras el fin de la actividad del Concorde.

Madrid y en parte Barcelona se convirtieron así en ciudades pertenecientes a la red mundial de metrópolis, que une en una red continua todos los grandes centros urbanos de nuestro planeta. En 1961 solamente una reducida élite utilizaba la red mundial de transporte en avión jet, que estaba formada por los aviones mismos, por entonces con más comodidades, el transporte especial desde los aeropuertos a los hoteles caros de las ciudades –Madrid poseía varios, además de los tradicionales Ritz y Palace– y una red subsidiaria de restaurantes de calidad y otras amenidades para la élite, que en España solían incluir un tablao flamenco y una visita a la finca de algún torero famoso. Luego se volvía al aeropuerto a coger otro avión. Algunas personas podían vivir durante años sin salir de este circuito.

 

Ecosistemas: