Ciudades heroicas y además benéficas

  • Sin categoría

Detalle del escudo de Zaragoza (Wikipedia)

 

17. Aragón y Asturias

Oviedo y Zaragoza tienen en común que fueron zona de grandes batallas durante la guerra civil: en ambos caso los esfuerzos republicanos para conquistar estas ciudades no tuvieron éxito. Eso no fue casualidad. Oviedo era la ciudad donde residían las clases propietarias de Asturies y por esta razón una obsesión para las milicias UHP (Unidad, Hermanos Proletarios) de los Valles Mineros. En 1934 habían tomado la ciudad, salvo algunos puntos de resistencia, y creían que podían volver a hacerlo cuando quisieran. El coronel Aranda, gobernador militar de Asturias, que tenía poca fuerza militar a su dispisición, engañó a las milicias en los días críticos del golpe militar de julio de 1936. Consiguió enviarlas en dirección a Madrid y se atrincheró en la ciudad. Los mineros dieron la vuelta y se lanzaron sobre la ciudad. Oviedo resistió el cerco tres meses, hasta que fuerzas nacionalistas procedentes de Galicia consiguieron llegar a la ciudad. Los ataques a Vetusta siguieron no obstante hasta el final del frente norte un año después.
Zaragoza era una plaza fuerte anarquista (allí se había celebrado el gran congreso libertario en mayo de 1936). Pero también era cabeza de una División orgánica de las ocho en que se dividía España militarmente en aquellos tiempos, por lo que el general Cabanellas, jefe de la División, tuvo recursos para aplastar rápidamente todo conato de oposición al golpe de Estado. Las milicias procedentes de Cataluña y el resto de Aragón llegaron pronto a las afueras de la ciudad por el Este, pero no pudieron pasar de ahí. Los republicanos pasaron toda la guerra suspirando por Zaragoza, en apariencia al alcance de la mano (“… nuestras posiciones se sitúan a 15 kilómetros de Zaragoza. ¡Si la vieras, por la noche, tendida y enjoyada de luces!” decía Pedro Pablo Portero en Escenas de nuestra guerra en los Monegros, publicado en Libertad, Semanario de la División 42 (1937), pero nunca pudieron tomarla, ni siquiera cuando lanzaron una gran ofensiva en el verano de 1937 que se terminó llamando batalla de Belchite. El Belchite viejo ha sido conservado como muestra de los desastres de la guerra, y actualmente aparece regularmente en los programas de fenómenos paranormales como sede de aterradoras psicofonías, al parecer producidas a través del tiempo por la famosa batalla. Está a unos 30 km al sur de la capital de la provincia.
Zaragoza tuvo sus Sitios en 1808 y 1809, cuando la francesada. Nos han dado tanto la vara en la escuela sobre este asunto, que hemos olvidado que se trató de un episodio histórico atroz, en el que murieron decenas de miles de personas entre defensores de la plaza y asaltantes. Parece ser que, sobre todo en el primer Sitio, fue un verdadero ejército popular el que se enfrentó a los gabachos, haciendo así los Sitios de Zaragoza inversos al sitio de Oviedo. Por esta y otras hazañas, el escudo de la ciudad está repleto de siglas: M.N., M. H., M. L., S.H., M. B. e I., es decir, Muy Noble, Muy Heroica, Muy Leal, Siempre Heroica, Muy Benéfica e Inmortal. Entre tanta fanfarria, destaca el título de Benéfica, “que hace el bien de manera desinteresada”. El escudo de Oviedo ofrece otra anomalía parecida: la ciudad tiene los títulos de Muy noble y muy leal, Benemérita, Invicta, Heroica y… Buena, así a secas. Es la veta de bondad que corre por la historia de este país, sancionada legalmente desde que el artículo 6. de la Constitución de Cádiz de 1812 estableció la obligación de todos los españoles de ser “justos y benéficos”. Esta veta luminosa convivió con la injusticia y el latrocinio en los siglos siguientes, poco visible pero siempre presente.

Asuntos:

Espacios: ,

Tiempos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies