Una red pionera de transporte aéreo en el altiplano

junkersf13lab1926

 

Junkers F.13 “Illimani” del , a finales de la década de 1920.

 
Un país de más de un millón de kilómetros cuadrados de extensión y con pocas carreteras y ferrocarriles debería ser un lugar prometedor para la aviación de transporte, y así sucede actualmente en Bolivia. Lo que es más extraordinario es que fuera posible construir una notable red de comunicaciones aéreas ya desde mediados de la década de 1920, cuando el Lloyd Aéreo Boliviano inició sus operaciones con unos pocos Junkers F.13, el avión de línea más avanzado de su tiempo. En ese tiempo apenas ningún país tenía una red de transporte aereo digna de ese nombre.

Se trató de una empresa alemana de cabo a rabo, con participación de la importante colonia alemana boliviana en comandita con la industria aeronáutica alemana, deseosa de expansión y a quien el tratado de Versalles y la malevolencia del gobierno francés había reducido prácticamente a la clandestinidad.

Era evidentemente un transporte aéreo de notables e ingenieros, así como de correo. En Europa o en Estados Unidos el transporte aéreo era una alternativa a una densa red de ferrocarriles y carreteras, pero en Bolivia tenía un sentido más vital. En poco tiempo se consolidó una ruta aérea troncal La Paz – Cochabamba – Santa Cruz, a la que luego se añadieron ramificaciones y que era parte de la gran ruta intercontinental entre Sudamérica y Europa, que ya estaba más o menos establecida a comienzos de la década de 1930.

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies