El avión que convirtió la península Ibérica en un pañuelo

douglasdc9aviaco1967

 

Un DC-9 de (con la librea que utilizaba finales de la década de 1980).

 

La hazaña de los periodistas de 1963 en Convair Metropolitan, que desayunaron en Madrid, comieron en La Coruña/A Coruña y regresaron a la capital a tiempo para cenar, se hizo bastante corriente años después gracias al DC-9, el avión que convirtió la península Ibérica en un pañuelo.

Por primera vez, el pedido se hizo a lo grande. Se compraron 15 unidades prácticamente en el mismo instante en en que el avión realizaba su primer vuelo en Long Beach, California, sede de la compañía Douglas (febrero de 1965). Posteriormente, la prensa informó de los progresos de los aviones (junto con algunos DC-8) en los gigantescos hangares californianos de la Douglas, hasta que se pudo publicar la foto de un flamante DC-9 pintado con los colores de Iberia.

Los aviones fueron enviados uno a uno por una ruta que hacía escalas en Kansas City, Nueva York, Gander (Terranova) y Azores. El vuelo inaugural a Palma de Mallorca cobró relieve político gracias a la presencia entre los pasajeros de Doña Carmen Polo de Franco, nombre oficial de la esposa del dictador, acompañada de una turbamulta de altos cargos del Régimen.

Paulatinamente Iberia recibió su primer lote de 15 ejemplares, muchos de los cuales pasarían posteriormente a manos de AVIACO. La compañía los empleó extensamente en su red de rutas europeas y también peninsulares, que ponían La Coruña a 55 minutos de Madrid, y Bilbao a poco más de tres cuartos de hora. Teniendo en cuenta que el viaje en tren a Coruña desde la capital duraba una eternidad, y que en autobús la duración no bajaba de 12 horas, ir en avión a Galicia se convirtió en una opción muy atractiva para quien podía permitirse pagar el pasaje. Un anuncio de 1981 resume perfectamente el asunto:

“17 trayectos Aviaco acercan Madrid al resto de España.
Porque los viajes con Aviaco se convierten
en un corto y agradable vuelo por España.
… en el tiempo que Vd. tarda en tomarse una copa,
leer el periódico o charlar con su vecino de asiento”.

 


 

Ecosistemas: ,

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies