El símbolo aéreo del franquismo

CASA352(Ju52)1978

El CASA 352 (Junkers Ju-52) que se puede ver en el Museo del Aire. El Ju-52 fue fabricado después de la guerra civil en España, como CASA 352. Durante muchos años fue el principal avión de transporte militar.

 

En Ifni, noviembre de 1957, el ejército español se encontró con “elementos del ejército de liberación marroquí en los territorios del África Occidental Española” según la versión oficial. Como en los tiempos de la Guerra Civil, el tuvo que utilizar Messerschmitt Me-109, Heinkel He-111 y Junkers Ju-52, apresuradamente remozados para una operación a larga distancia. “Los Junkers lanzaron cargas explosivas e incendiarias de manufactura casera; las explosivas eran cajas de granadas de mano sin seguro y las incendiarias bidones de 200 litros con 100 de gasolina, 50 de aceite quemado, trapos viejos y estopa[1] (…)”.

Esta fue la última acción de guerra del Ju-52, en una guerra colonial con una distancia tecnológica reducida al mínimo. Pero en realidad el papel principal de este avión consistía en participar año tras año en la gran parada militar que conmemoraba la victoria sobre los rojos en la guerra civil.

El desfile de la Victoria recordaba a todos los españoles, a los madrileños especialmente, quién estaba al mando y con que razones contaba para continuar: un río de soldados y vehículos que recorría el Paseo de la Castellana (por entonces Avenida del Generalísimo) durante horas. La parte más emocionante del desfile era sin duda el paso de las formaciones de aviones, que no se diferenciaban gran cosa en su aspecto de las que habían sembrado el terror en la ciudad entre 1936 y 1939.

Hacer pasar los Ju-52 sobre la ciudad todos los años era una manera deliberada de recordar a los madrileños que tanto los aviones como el Régimen que los utilizó entre 1936 y 1939 para bombardear Madrid seguían en activo. El desfile se celebró religiosamente mientras estuvo en vigor el régimen del Movimiento.

Año tras año el Generalísimo en persona, cada vez más envejecido y siempre cubierto por una gran gorra de plato, saludaba en la tribuna de autoridades cuando pasaban rugiendo los últimos Ju-52 en servicio en el mundo, llamados CASA-352 en España y fabricados con licencia en Sevilla. Hasta 1978, año de la Constitución, no fue dado de baja el último Ju-52 en servicio en el Ejército del Aire.

Hoy puede verse un ejemplar de CASA 352 en el Museo del Aire, aeródromo de Cuatro Vientos, a unos 10 km al sur de la Puerta del Sol.

—————

[1] Historia de la aviación española. IHCA, 1988.

Ecosistemas:

Esta entrada tiene un comentario

  1. La “gran gorra de plato” es la que usaba la oficialidad y el generalato (y aún usa) del ejército español; otra cosa es que Franco era un señor más bien de corta estatura y la gorra produjera esa apariencia.Que dramático y políticamente correcto el tono usado en el post!. Si eso en beneficio de la Memoria Histórica destruímos también el Junkers de Cuatro Vientos, no?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies