El primer avión de línea de la historia se convierte en bombardero

sikorskyilyamouromets1915

 

Un R.B.V.Z-Sikorsky Il’ya Muromets del

 
Los disparos de Gavrilo Princip impidieron que el Il’ya Muromets se convirtiera en el primer avión de pasajeros del mundo. Acababa de realizar un exitoso vuelo San Petersburgo – Kiev (unos 1.400 km) en solo 14 horas, con una sola escala y una velocidad media de unos 100 km/h cuando, el 29 de julio de 1914, Rusia declaró la movilización general y el prometedor avión de línea se convirtió en un bombardero.

Habían pasado menos de tres años desde el primer bombardeo aéreo de la historia, realizado con aviones ligeros y pequeñas bombas de mano en Libia. El Il’ya Muromets fue el primer bombardero pesado del mundo, anticipo de horrores futuros: podía llevar casi una tonelada de bombas a largas distancias, y podía defenderse sorprendentemente bien de los ataques de los cazas enemigos. Durante la guerra se fabricaron más de setenta aparatos de este tipo, que volaron principalmente sobre las líneas alemanas.
 

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies