Tan lejos de Dios y tan cerca de Alemania

Andalucía: Revista ilustrada. Órgano regional del Turismo, Año 7 Número 75 (01/06/1926). http://prensahistorica.mcu.es (clic para ampliar)

Andalucía: Revista ilustrada. Órgano regional del Turismo, Año 7 Número 75 (01/06/1926). http://prensahistorica.mcu.es (clic para ampliar)

Flores y abejas : revista festiva semanal – Epoca II Año XLVII Número 2409 (27/11/1962) – http://prensahistorica.mcu.es/ (clic para ampliar)

Flores y abejas : revista festiva semanal – Epoca II Año XLVII Número 2409 (27/11/1962) – http://prensahistorica.mcu.es/ (clic para ampliar)

Gran Bretaña tiene todo un mundo en quien pensar, igual que Francia, ambas potencias ex-imperios mundiales. Gran Bretaña está lejos hacia el Oeste y el Atlántico, mientras que Francia está demasiado cerca, tiene una parte orientada al sur y al Mediterráneo fronteriza y parecida a España e Italia. Pero Alemania está ahí arriba, con la cabeza en el mar del norte y los pies en los Alpes, en medio mitad de Europa, contemplando a los PIGs desde ahí arriba con mal disimulado disgusto. Siendo como es una potencia manufacturera y comercial, un río caudaloso de productos alemanes en forma de electrodomésticos y (secundariamente) coches cae sobre los países PIGS.

Unos y otros elementos de la sociedad de consumo tienen como principal bandera comercial en los países del ajo y el aceite precisamente eso, que son alemanes. Comprobadlo vosotros mismos viendo cualquier anuncio en televisión. Wolkswagen se atreve incluso a publicar anuncios en un alemán que todo el mundo puede entender en España o Italia: “Das auto” o “Ich liebe autos”. Este río de frigoríficos y vehículos se supone que se cruza con otro caudaloso río de dinero PIG que cruza los Alpes en dirección a Alemania, lo cual resulta lógico, las cosas hay que pagarlas. El problema está en que los alemanes sospechan más o menos fundadamente que el dinero que los PIGS les entregan para pagar el lavavajillas o la lavadora es de origen alemán. Esto se explica por dos líneas de pensamiento. Una, compartida por muchos jubilados alemanes (muchos de los cuales viven en los países PIGS, pero eso es otra historia) es que las enormes subvenciones europeas, es decir alemanas, permiten a los países sureuropeos vivir del cuento y comprar los adminículos Made in Germany. Otra línea más sofisticada sostiene que el dinero de los bancos alemanes se prestó en ingentes cantidades a los PIGS, que los usaron para endeudarse a base de obras faraónicas, que supusieron la contratación de millones de obreros de la construcción, que cobraron sueldos, y cuyas mujeres se lo gastaron en comprar electrodomésticos alemanes, con lo que se cierra el circuito. Sea de una manera o de otra, Alemania tiene las riendas financieras de los países PIGS. Y no solo financieras, sino también psicológicas. ¿Quién ha olvidado la prima de riesgo que nos tuvo en vilo tantos meses, y que no era más que la distancia con la cotización del bono alemán?

Todo esto tiene una historia detrás, cuando millones de trabajadores de los países PIGS se fueron a trabajar a Alemania en la década de 1960. Primero firmó Italia, luego España. Las migraciones eran mitad legales y mitad ilegales, pero casi nadie se quedó allí. La migración española estaba tutelada por cierto aparato social mixto hispano alemán cuyo objetivo declarado era que los inmigrantes se divirtieran y socializaran (poco, que las jornadas laborales eran extenuantes) entre ellos mismos, de manera que la interacción spanien gastarbeiter/ estado anfitrión se reducía a fuerza laboral y dinero, las famosas divisas de la inmigración que salvaron a España de la ruina.

Dando un paso más atrás llegamos a los dos o tres años finales del Tercer Reich (Tercer Imperio), cuando también había cientos de miles de trabajadores PIGS en Alemania, muchos italianos y un contingente no despreciable de españoles, pero en mucho peores condiciones, sobre todos los italianos tras armisticio de Badoglio de setiembre de 1943.
No era solo cosa de que los trabajadores subieran a Alemania: Alemania, es decir la Wehrmacht –las fuerzas armadas– y los negociantes que iban detrás, bajó servicialmente hacia los países PIGS y ocupó dos de ellos, primero Grecia en la primavera de 1941, luego Italia en el otoño de 1943. España tenía una frontera directa con Alemania en la franja costera a partir de Hendaya, que se amplió a toda la antigua frontera francesa a partir de noviembre de 1942, cuando Hitler decidió ocupar también el territorio de Vichy, Los aduaneros españoles y los alemanes confraternizaban, recordando los buenos viejos tiempos de colaboración entre el Ejército Nacional español y el alemán en la guerra civil de 1936-1939.

A partir de 1938, cuando el Anchluss eliminó el estado tapón austríaco, Italia también tuvo una frontera común con Alemania, en el paso del Brennero, donde solían quedar Hitler y Mussolini para echar unos párrafos hasta que todo se torció. Tan sólo Portugal se libró de esta influencia directa o incluso ocupación física por parte de Alemania. Grecia, tras la victoria de Syriza, intentó débilmente esgrimir ante la UE la bandera de las reparaciones de guerra germanas: la ocupación alemana mató a cientos de miles de personas, por violencia directa o por hambre y destruyó parte del país. Alemania ha hecho saber que todo eso es agua pasada, así como la gigantesca quita que muchos países tenedores de deuda alemana (entre ellos varios PIGS) le hicieron a la República Federal Alemana (heredera de los activos y pasivos del Tercer Reich, la República Democrática Alemana se negó a hacerse cargo de nada, bastante tenían con la ocupación soviética) en 1953.

Hagamos como el actual gobierno de la RFA y dejemos al pasado huerto y enterrado. Hoy en día, además de las riendas financieras y el electrodomésticosducto, hay una tercera conexión PIGS/Alemania: los millones de teutones que pasan sus largas vacaciones o incluso su vida entera en las soleadas playas del sur. En Mallorca son una parte significativa de la población, y en Lanzarote hay unos cuantos bierstube sensacionales.

Asuntos:

Espacios: , ,

Tiempos: ,

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies