La hiperdistancia ibérica

15. Andalucía y el País Vasco

Se supone que Euskadi está a la altura de Bergen y Andalucía solo un poco más arriba de Timbuctú: se trata probablemente de la distancia ecológica, cultural y general más larga de la península Ibérica. Hasta el punto que la película más taquillera de la historia del cine español, Ocho apellidos vascos, tiene como sencillo hilo argumental las aventuras de un andaluz algo pijo pero buen chaval en la procelosa Euskadi.

El tele-berlusconismo tomó cartas en el asunto y se ha producido una milagrosa cooperación entre Canal Sur y EITB (Euskal Irrati Telebista) para producir un reality (así, con todas sus letras) llamado “Tú al norte y yo al sur”. La cosa funciona de esta manera, según una muestra de la web de EITB: “Ekain y María se han hecho con el título del vasco más andaluza y de la andaluza más vasca, respectivamente”. La web de canal Sur explica concisamente el engendro: “Concurso-reality de inmersión cultural que propone a ocho andaluces y a otros tantos vascos intercambiar sus vidas”. Esto funciona mejor con regiones alejadas: no suena tan bien, por ejemplo, “el navarro más vasco y el vasco más navarro” o “el castellano leonés más castellano manchego y el castellano manchego más castellano leonés”.

Los andaluces son una curiosidad en Vasconia: apenas 28.000, según el presidente de la FARAE (Federación de Asociaciones Regionales Andaluzas en Euskadi), es decir, un poco más del 1%, compárese con Cataluña. Tampoco hubo muchos vascos en Andalucía, existió el antiguo Colegio de Pilotos Vizcaínos de Cádiz, se pueden ver los escudos de los territorios vascos en la cúpula de la catedral vieja, y hubo afluencia de comerciantes y gente de dinero en Málaga y Cádiz, así como de capitales. Dinero vasco en Andalucía y sudor andaluz en las Vascongadas: ya tenemos el cuadro imperialista-demagógico montado. No hay mucho mal rollo entre las dos regiones, aparte de alusiones ocasionales al Conflicto (por ejemplo, el lehendakari Ardanza se preguntó una vez, en vista del origen andaluz de una parte de los guardias civiles de guarnición en Euskadi, que qué pensarían los andaluces si ellos les enviaran unos cuantos ertzainas allá abajo para ayudar en la lucha contra la delincuencia) o quejas de la presidenta de Andalucía sobre el cupo vasco (la manera en que Euskadi más o menos se lo guisa y se lo come en materia de impuestos).

El País Vasco y Andalucía fueron las dos regiones pioneras en el estudio del folklore (actualmente derivado en poplore, poco trabajado todavía). La etnografía andaluza sirvió para poner en negro sobre blanco, con cierta resignación, la riqueza cultural de unas gentes siempre a la defensiva, siempre con un pie en la pobreza, bandeándose en un mundo inseguro lleno de saqueadores. La etnografía vasca, por el contrario, descubrió un mundo puro lleno de tesoros, intacto desde el paleolítico, una roca firme en medio del mundo moderno.

Asuntos:

Espacios: ,

Tiempos:

Tochos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies