Mussolini domina los minerales y los sacerdotes

Una impresionante águila de aluminio esculpida por Romeo Gregori domina la Mostra Autarchica del Minerale Italiano (Exposición de la Autarquía de los Minerales Italianos, 1938-1939), destinada a evidenciar la inutilidad de la tímida política de sanciones económicas que la Sociedad de Naciones había impuesto a Italia tras la invasión de Etiopía. La frase “Mussolini siempre tiene razón” no era solo una imbecilidad, sino la base fundamental de la ideología fascista: Mussolini era la encarnación de la nación, y la nación, por definición, no puede equivocarse.

 

Un batallón de curas –y algún fraile– desfila ante Mussolini por la Via dell’Impero, que unía el Coliseo (al fondo de la imagen) con la Piazza Venezia, cuartel general del Duce y escenario de sus discursos más sonados. Los religiosos son seguramente capellanes castrenses. La iglesia católica mantuvo las más cordiales relaciones con el régimen fascista hasta los años de la segunda guerra mundial.

Ambas fotos de la Agence France Presse y halladas en The fascist myth of romanity, de Andrea Giardina.

Asuntos: , , ,

Espacios:

Tiempos:

Libros:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies