La gran conflagración de 1939-1945 mató gente por decenas de millones y arrasó sistemáticamente el continente europeo. Tres cuartos de siglo después, seguimos intentando comprender el cómo y el porqué de aquella destrucción.