Estamos sentados sobre una montaña de tiempo, como dijo Michael Crichton. Y el tiempo no cesa de enviarnos señales para que leamos en el paisaje en el que estamos metidos de lleno.