El Día Catalán del Juicio Final

En 2022 Marine Le Pen tendrá 53 años y será la novena presidenta de la V República francesa, si tal cosa sigue existiendo por entonces. Todo el mundo lo da por sentado. La razón es evidente: el actual octavo presidente no podrá hacer nada para detener la poderosa ola de nacionalismo que poco a poco sumerge Francia. Los parisinos y en general los urbanitas miran con espanto el nacionalismo, les parece una palabra malsonante, de la misma familia que racismo y colonialismo. Y no lo entienden, por más que esgriman razonamientos sobre los perdedores de la globalización, etc, etc. Pero el asunto no es solo cuestión de dinero. Como dice el libro 17×17, o las 136 españas:

“Parece que esto del nacionalismo requiere una explicación, y esa explicación que os debo no os la voy a dar yo, sino Xavier Rubert de Ventós. En su libro Nacionalismo. El laberinto de la identidad, Rubert de Ventós se mete en varios jardines metafísicos, a veces con la ayuda de fórmulas y letras con subíndice, pero al final se desprende la idea general en algunos párrafos reveladores. El libro tiene partes con formato de diálogo, como muchos tratados antiguos de ciencias. Habla el autor con un amigo intelectual y cultureta, que le dice que su patria es el mundo, que él es internacionalista, que los nacionalismos grandes o pequeños se la traen floja, etc. Responde Rubert de Ventós con el clásico argumento del obispo: todo eso está muy bien para ti y para mí, que somos sofisticados y leídos, pero esto no sirve para el pueblo llano, la gente sencilla, la que prefiere el lacón a Lacan. La gente necesita una tribu en la que refugiarse, una gran familia repleta de cuñados de la que sentirse orgulloso. De la misma forma, los obispos antiguos admitían que la religión no había por donde cogerla desde el punto de vista del sentido común, pero que resultaba ser un gran consuelo de las clases populares y un eficaz freno para las malas pasiones de adúlteros y pervertidos.”

Las ventajas del nacionalismo son tan grandes que superan mucho a sus inconvenientes. Una vez que nos metemos en su espíritu, es tan sencillo de entender que no hace falta llamar al proverbial niño de cinco años para ver si ha comprendido la idea. Cualquier rorro de doce meses de edad capta el mensaje: Francia=Bueno, Todo lo demás=Malo. Se puede cambiar “Francia” por cualquier nación del mundo y el argumento funciona igual de bien. Por ejemplo España. O Cataluña, que tiene la gran ventaja de no tener un estado propio, sino que lo comparte con otras 16 naciones. Es una gran ventaja porque el estado es la parte fea de la nación, las cañerías, las cloacas y las facturas. La nación puede hacer lo que le dé la gana, pero el estado no puede olvidarse de cerrar los grifos y de pagar la luz.

Como el estado catalán no existe todavía, no asoma su fea cara y la nación catalana brilla sin que nada empañe su esplendor.  El estado-nación perfecto, por ejemplo el catalán, es completamente invulnerable a los problemas del mundo. Ya pueden caer chuzos de punta ahí fuera, que en el estado nacional bien organizado luce siempre el sol y los prados son siempre verdes. Eso es lo que no entienden los internacionalistas.

Supongamos que la Superioridad determina que el fin del mundo sea el 23 de septiembre de 2019. Cualquier país dirigido por globalistas mundialistas progres tendrá que aceptar el acontecimiento sin más, pero un país bien gobernado por el nacionalismo tiene una as en la manga que el mundialismo no tiene: decretar un Día Nacional del Juicio en la fecha que más le convenga a la nación, siempre que sea anterior a la fecha oficial. Es una de las muchas ventajas del nacionalismo que los globalistas envidian.

Marciano Lafuente

Asuntos:

Espacios:

Tiempos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies