Los siete mejores consejos para personas sin dinero

Los clásicos decían que el dinero era el alma y la sangre de los hombres: “quien no tiene dinero camina como un muerto entre los vivos”. Es verdad que no tener parné no es plato de gusto, pero para todo hay solución. Cualquiera podría pensar que el problema de las personas sin dinero se podría resolver entregándoles dinero, pero no es así, el Fondo Monetario Internacional y en general las autoridades financieras mundiales se oponen a esta solución facilona. En su lugar, un grupo de expertos de reconocido prestigio ha elaborado este catálogo de orientaciones para mindundis sin un duro, que reproducimos aquí:

1. Tú piensas que lo que necesitas es un buen trabajo y un sueldo decente, pero eso no es verdad. Lo que tú necesitas es un psicólogo. Tienes que analizar tu situación e interiorizar tu aceptación. Un cura también puede ser utilidad, si transmite adecuadamente el concepto de la resignación cristiana. También hay apps muy útiles, si todavía puedes pagar la conexión del teléfono móvil.

2. Si estás en el paro o tu salario no te alcanza es porque no generas suficiente valor. Es decir, porque tu utilidad es mucho menor que tu coste. Un ejemplo sencillo para que lo entiendas: el empleado de rango medio de un banco en Zúrich genera, en apenas un cuarto de hora, mucho más valor que tú en una semana cavando zanjas. Es lo que hay. Por esta razón, es una atrocidad subir el salario mínimo a 900 euros.

3. Hay muchas actividades que no cuestan dinero que puedes hacer. Por ejemplo: pasear sin rumbo. Es conveniente que lo hagas descalzo, pues caminar desgasta mucho el calzado.

4. Debes enfocar la búsqueda de empleo o de un empleo con mejor salario como si fuera un duro trabajo. Recuerda que la actitud es importante. Sonríe y la vida te sonreirá. En las entrevistas de trabajo, muestra motivación a raudales, pero no se te ocurra preguntar por el sueldo ni por las condiciones de trabajo.

5. No mires con rencor a la gente que sí tiene dinero. Por ejemplo, a los conductores de enormes coches SUV. Ellos generan o han generado valor para el accionista, y ese señor les recompensa, como es natural. Recuerda otra vez que tu utilidad es baja.

6. Abandona el resentimiento social. Si no tienes dinero, es por tu culpa. Si te esforzaras más y dejaras de lloriquear, pronto serías tú el que estaría ahí arriba, conduciendo un SUV. Al menos eso es lo que dice la teoría social más popular hoy en día, inventada en Alemania en la década de 1930. Puedes inspirarte viendo la película “El triunfo de la voluntad”.

7. Considera las ventajas de tu situación. Por ejemplo, ya no tienes que preocuparte por el Black Friday ni por elegir el modelo de coche que mejor se adapta a tu estilo de vida. ¿Quién no pagaría por ser inmune al consumismo?

Marciano Lafuente

Asuntos:

Tiempos:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies