El impresionante Tu-95

tupolevtu951960

 

Un Tupolev Tu-95 de la aviación estratégica soviética, comienzos de la década de 1960.

 

A comienzos de la década de 1950 el gobierno soviético encargó a su industria la fabricación de un bombardero de largo alcance capaz de atacar objetivos situados en territorio estadounidense, lo que significaba más o menos utilizar la ruta polar que había seguido en 1937 la tripulación del Tupolev ANT 25 “Ruta de Stalin”. 20 años después de la hazaña de Chkálov el bombardero ya estaba listo, una máquina impresionante provista de cuatro enormes turbohélices, alas en flecha y la capacidad de volar unos 10.000 km a 800 km/h con 10 toneladas de bombas en la bodega. La respuesta norteamericana a esta amenaza fue la línea DEW.

Aparte de destrozar parte del archipiélago de Nueva Zembla con la gigantesca “Bomba del Zar”, el Tu-95 fue un avión esencialmente pacífico, a diferencia de su homólogo B-52. No participó en ninguna de las guerras de la Unión Soviética ni de Rusia, y su papel a lo largo de muchos años fue la patrulla marítima de largo alcance y la participación en el ritual aéreo favorito de la guerra fría: la intercepción del coloso aéreo soviético en algún lugar del mar del Norte por algún Lightning de la RAF o cerca de las costas de Alaska por algún Phantom II norteamericano. Tales encuentros con el enemigo eran fotografiados y publicados en la prensa.

Ecosistemas:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.