eadseurofighteraustria2008

 

Un Eurofighter Tifone (llamado oficialmente Eurofighter 2000 en Italia) del 4º Stormo de la Aeronautica Militare italiana, hacia 2011. En la cola lleva pintado el símbolo de la unidad, el cavallino rampante de Francesco Baracca, as de ases italiano de la primera guerra mundial, muerto en 1918. 

 

Los Tifone italianos participaron por primera vez en una acción de guerra en 2011 y sobre Libia, casi un siglo justo después del bombardeo del teniente Gavotti sobre Ain Zara. El Tifón es 53 veces más pesado, 25 veces más rápido y puede cargar 200 veces más peso de bombas que el Etrich Taube en el que voló Gavotti, aunque sus dimensiones son casi idénticas: aproximadamente 15 x 10 metros.

Italia fue el principal terreno de operaciones de la operación Unified Protector, el ataque bajo mando de la OTAN a las fuerzas de Gadaffi entre marzo y octubre de 2011, poniendo a su disposición las bases aéreas de Aviano, Pratica di Mare y Gioia del Colle en la bota y tres más cercanas a Libia: Decimomannu en Cerdeña y Trapani y Sigonella en Sicilia. El Mando Conjunto se estableció en Nápoles y el Centro de Operaciones Aéreas en Poggio Renatico, cerca de Bolonia.

Libia en 2011 fue la mayor operación de la fuerza aérea italiana desde el fin de la segunda guerra mundial (1), y al parecer impidió cualquier tipo de celebración del centenario de la primera intervención aérea en Tripolitania y Cirenaica, que habría resultado muy embarazoso con los aviones de guerra italianos en acción de nuevo sobre Libia. Por primera vez en su historia y bien lejos de las bombas Cipelli que Gavotti arrojó a mano desde su aeroplano, la Aeronautica Militare utilizó exclusivamente PGMs (Precission Guided Munitions, las famosas bombas inteligentes) y alardeó de una tasa de blancos certeros cercana al 100%.

Las operaciones de la Aeronautica comenzaron en febrero de 2011 cuando desplegó un Hercules para rescatar ciudadanos italianos de la ciudad de Sheba y continuó hasta octubre, con la última misión de los F-16. Además de los Eurofighters, reservados más bien a vigilancia y superioridad aérea, tomaron parte muy relevante los Tornados, que hicieron la mayor parte de los ataques “pesados” a tierra mientras duró la guerra. La Aeronatica Militare hizo aproximadamente el 7% de las salidas totales de la coalición internacional sobre Libia, pero se implicó a fondo con todos sus efectivos, además de servir su territorio como trampolín para la mayoría de los ataques.

El gobierno italiano dudó mucho antes de autorizar la participación de sus aviones en los ataques, y la salida masiva de migrantes desde Libia (unos 28.000 desde marzo a agosto) hacia las costas italianas, señaladamente la isla de Lampedusa, asustó sobremanera a la Lega Nord, la formación de extrema derecha que era un apoyo principal por entonces del gobierno. La operación continuó durante meses convirtiéndose en una fatigosa rutina sin objetivos claros. Cuando cayó el gobierno de Berlusconi en noviembre de 2011, Ignazio La Russa, el ministro de defensa saliente, citó varios logros durante su mandato, pero no dijo absolutamente nada sobre la reciente experiencia militar italiana sobre Libia.

(1) Gregory Alegi: “The Italian Experience: Pivotal and Underestimated” en “Precision and purpose : airpower in the Libyan Civil” War Karl P. Mueller and thirteen others. RAND Corporation, Santa Monica, California (2015).

 

Ecosistemas: