lockheedstarfighterbase

 
Un Lockheed F-104 Starfighter de la Fuerza Aérea Jordana, a comienzos de la década de 1970. Jordania recibió algo más de 30 Starfighters a partir de 1967 –los pocos recibidos antes de la guerra de Junio fueron puestos a salvo en Turquía–, que formaron en la RJAF hasta mediados de la década de 1980. Se dice que algunas unidades fueron enviadas a Pakistán (que ya tenía algunos Starfighters) para ayudar en la guerra contra la India de 1971. Jordania fue el único país árabe que recibió este avión.

 

La carrera del Lockheed Starfighter F-104 en la USAF fue corta y poco exitosa, pues el avión había sido diseñado exclusivamente para derribar bombarderos soviéticos en la estratosfera. Los bombarderos nunca llegaron, y el avión no servía para regar con napalm a las guerrillas comunistas a ras del suelo, como se demostró durante su breve servicio en Vietnam.

Felizmente para la Lockheed, la salvación vino del extranjero, en concreto de las potencias vencidas hacía tan sólo quince años en la Segunda Guerra Mundial. El ejército alemán o Bundeswehr (ejército federal) necesitaba algún avión para reconstruir su fuerza aérea, y el Starfighter parecía una buena opción para impulsar la maltrecha industria aeronáutica militar alemana, por su relativa sofisticación y su gran fuerza visual como símbolo del poder aéreo (se le solía llamar “el misil con piloto“).

La versión alemana, denominada “G” por Germania, fue seguida en breve por otra para Italia – país que lo mantuvo en uso hasta 2004– y una tercera para Japón, que completó el número de antiguas potencias del Eje. Con el tiempo, muchos de los países de lo que se llamaba entonces Mundo Libre utilizaron este avión, que fue fabricado en seis países: Bélgica, Holanda, Italia, Canadá, Japón y Alemania.
 

Ecosistemas: ,