grummanbearcatlinea

 

Un Grumman Bearcat del Grupo de Caza Auvergne (Auvernia), con base en Than Son Nut, cerca de Saigón, 1954, cargado con bidones de napalm. Las unidades del Ejército de Aire francés solían usar como denominaciones parcelas del Imperio: departamentos franceses y colonias incluidas (por ejemplo Ardennes, Limousin, Vendée, Navarre, Alsace, Berry, Roussillon, Savoie, Guyenne, Tunisie, Sénégal). 

 

El compacto y potente Bearcat supuso un salto adelante con respecto al King Cobra. Había sido diseñado en 1944 como el supercaza de la marina estadounidense, capaz de volar a casi 700 km/h y trepar rápidamente hasta su techo de 12.000 metros. Estas performances no servían de nada en Indochina, pero sí que hubiera sido diseñado para operar desde portaaviones, pues podía aterrizar y despegar en pistas cortas. También resultaba útil para el trabajo colonial que su potente motor de 2.100 hp le permitiera llevar casi media tonelada de bombas. Pensado para los limpios y frescos ambientes oceánicos, utilizar el Bearcat en pistas cálidas y polvorientas trajo muchos quebraderos de cabeza a los aviadores franceses.

Los Bearcat fueron los monomotores principales de ataque en la última fase de la guerra de Indochina, actuando muchas veces junto a los B-26 bimotores, que sí estaban muy bien adaptados a la guerra aérea colonial. El Ejército de Tierra decidía los blancos, que los aviones atacaban con bombas y ametrallamientos. Pocas veces era posible distinguir con claridad un objetivo del Vietminh bombardeable, de manera que las balas y los explosivos llovían sobre Vietnam con la esperanza de acertar con depósitos de municiones, almacenes de alimentos y rutas de suministro.

El napalm se utilizaba en ocasiones como arma de destrucción masiva. En los ataques del Vietminh de 1951 hacia el delta del Río Rojo y Hanoi, que terminaron en derrota, los bombardeos con napalm fueron determinantes para detener las fuerzas vietnamitas. Los bidones de napalm no llevaban ningún tipo de aletas de dirección, para que cayeran dando tumbos y multiplicar así su impacto destructivo sobre el terreno.

Esta es la descripción de un ataque con napalm desde el punto de vista de los que eran atacados con esta arma terrible:

“Ngo Van Chieu commanded a Viet Minh platoon in northern Vietnam during the battle of Vinh Yen in early 1951. He confided to his diary his unit’s first mind-numbing encounter with napalm as follows:

Be on watch for planes. They will drop bombs and machine gun. Cover yourselves, hide yourselves under bamboo. The planes dived. Then hell opened up before my eyes. It was hell in the form of a big clumsy egg, falling from the first plane … An immense ball of fire, spreading over hundreds of meters, it seemed to me, sowing terror in the ranks of the soldiers. Napalm. Fire that falls from the sky …. My men ran for cover, and I could not stop them. There is no way you can stay put under this rain of fire that spreads out and burns everything in its path. From everywhere the flames leap up. Joining them was the burst of French machine gun fire, mortars and artillery, transforming into a burning tomb what was only ten minutes earlier a small forest … His eyes were locked wide open by the horror of the scene he had just witnessed. What was that (the soldier asked)? The atomic bomb? No, napalm.” (1)

(1) Christopher E. Goscha: Historical Dictionary of the Indochina War (1945–1954). An International and Interdisciplinary Approach. 2011 by NIAS Press NIAS – Nordic Institute of Asian Studies, Copenhagen S, Denmark.

 

 

Ecosistemas: