travelair6000paraguay1933
 
Uno de los dos Travel Air 6000 usados como ambulancias aéreas por las fuerzas paraguayas. Este lleva pintado en el fuselaje una referencia a las batallas de Nanawa, libradas en la primera mitad de 1933, en las que el ejército paraguayo resistió un ataque masivo boliviano.

 

Aunque hubo muchos bombardeos aéreos e incluso algunos combates entre cazas, probablemente la misión más importante que cumplió la aviación en la guerra del Chaco (1932-1935) fue el reconocimiento de larga distancia. El territorio en disputa tenía aproximadamente la extensión de Francia y apenas contaba con carreteras y menos con líneas de ferrocarril. El ejército paraguayo utilizó con habilidad su relativa cercanía a la capital y centro vital de la nación, Asunción, a unos 600 km de la línea de choque. También se benefició del carácter compacto de sus tropas, hispano-guaraníes, y de la convicción de que Paraguay luchaba por su supervivencia.

Con unos 800.000 habitantes, el país se movilizó por completo, y se puede decir que echó toda la carne en el asador. Entraron en filas bastante más del 10% de la población, el porcentaje indicador de la guerra total, y aproximadamente 30.000 murieron en la guerra, casi un 4% de todos los habitantes del país. Las condiciones de vida en el Chaco Boreal, la región donde se desarrolló la guerra, eran muy malas para las tropas, que sufrían principalmente por falta de agua, lo que llevó a epidemias de disentería y otras enfermedades asociadas. La rápida evacuación podía ser la diferencia entre la vida y la muerte para los soldados, y a eso se dedicaron incesantemente, durante toda la guerra, dos Travel Air 6000 comprados en 1933 como ambulancias aéreas.
 

Ecosistemas: