nieuportdelage52-1932

Nieuport-Delage Ni-D 52(Hispano-Nieuport 52, fabricado en Guadalajara).

 

El 10 de agosto de 1932 el general Sanjurjo se sublevó en Sevilla, a la antigua, en la que sería la última sublevación militar al viejo estilo, lanzando una proclama y paseando por la ciudad en medio de una nube de autoridades civiles y militares. Pocas horas después, al comprobar que nadie le seguía en el resto del país, desistió, y así acabó todo, sin derramamiento de sangre. No obstante, por si acaso, el gobierno destacó varias escuadrillas de Ni-D 52 al aeropuerto de Daimiel, en Ciudad Real, con la intención de frenar un posible avance hacia Madrid de los militares sublevados en Sevilla. Esta fue la primera actuación en un conflicto de este modelo de avión, pues no participó en la guerra de Marruecos. Además, el Ni-D 42 era un arma puramente defensiva contra la aviación enemiga, resultando inútil para atacar indígenas insurgentes.

En 1923, la casa Nieuport-Delage había construido un pequeño avión de carreras (Ni-D 42S) para participar en la Copa Beaumont. En 1926, la dictadura de Primo de Rivera lanzó un Plan de Desarrollo Industrial bajo la dirección de José Calvo Sotelo. Ambas circunstancias se combinaron en el concurso internacional que convocó en 1927 el Gobierno español para elegir un avión de caza, dentro del programa de rearme y fortalecimiento de la aviación militar de aquellos años de vacas gordas económicas. El Ni-D 42 ganó el concurso, pero los militares españoles exigieron su versión completamente metálica, el Ni-D 52, de la que por fin se contrató la fabricación de una serie de 125 unidades en la fábrica de la Hispano en Guadalajara. Las primeras entregas comenzaron en 1930, el último año de la Monarquía, y finalizaron después de proclamada la República.

 

 

Ecosistemas: