farmanf168bomberaeronavale1925

 

Un Farman Goliath bombardero provisto de flotadores de la aviación naval francesa, a finales de la década de 1920. La media luna y la estrella es un recuerdo de su participación en la guerra de Marruecos.

 

El Goliath debe su formidable aspecto a que fue diseñado como bombardero capaz de alcanzar Berlín y regresar desde bases francesas, lo que exigía motores potentes y gran tamaño para cargar una pesada carga de bombas, mucho combustible y una tripulación numerosa. El prototipo voló en octubre de 1918, pocas semanas antes del Armisticio. Farman, en tiempo récord, lo convirtió en avión de pasajeros, uno de los primeros de su tipo en el mundo, un verdadero “Airbus”. Como avión civil cosechó grandes éxitos, y en 1921 los militares volvieron a interesarse. Se fabricaron versiones tanto para la aviación terrestre como para la naval, algunas de estas últimas equipadas con grandes flotadores.

En el verano de 1925 una unidad de estos bombarderos pesados voló a Marruecos, donde hasta entonces habían actuado únicamente aviones ligeros como el Breguet 14, para enfrentar la creciente amenaza para los intereses franceses en el N. de África que representaba la República del Rif de Abdelkrim. En septiembre de ese año seis Goliaths de la Marina participaron en el desembarco de Alhucemas, el comienzo del fin de la insurrección rifeña, donde al parecer se encontraron con dos o tres ejemplares de tipo terrestre adquiridos por la aviación militar española. Los Goliath volaron por cuenta de la Aéronavale por todo el Mediterráneo varios años más, hasta 1935, actuando desde bases en la costa africana y francesa, haciendo el papel de aviones coloniales y también como torpederos. Se fabricaron varias versiones con diferentes tipos de motores, aunque el imponente diseño general del Goliath permaneció invariable.
 


 

Ecosistemas: