breguet14pedrovelarde1921

El Breguet XIV donado por la provincia de Santander (actual Comunidad Autónoma de Cantabria) a la aviación militar del Ejército de África. El avión lleva el nombre de Pedro Velarde, el héroe del 2 de mayo de 1808 en Madrid junto con Luis Daoiz.

 

El Breguet 14 entró en servicio en 1917. Se construyeron varios millares de unidades de este bombardero, el más numeroso de todos los que sirvieron con el Ejército francés durante la Gran Guerra. Cuando terminó la masacre, muchos ejemplares quedaron disponibles a precios reducidos.

En 1919 llegaron a Tetuán, en la zona española del protectorado de Marruecos, unos pocos Breguet 14. El gobierno español compró varias docenas para usarlo como bombardero colonial, fiando de la experiencia francesa, que ya poseía varias escuadrillas de este tipo prestando servicio en Marruecos.

Durante 1920 y los primeros meses de 1921 todo parecía ir bien, con los aviones bombardeando rutinariamente zocos y aduares desde respetable altura, lo que aseguraba un gran margen de error y un número de bajas rifeñas y yebalíes relativamente reducido. La guerra colonial parecía ir sobre ruedas, mientras kabila tras kabila reconocía el poder de España y se sometía a su ejército.

Entonces, en julio de 1921, el sólo en apariencia poderoso ejército colonial español se derrumbó como un castillo de naipes en Annual. En la oleada de patriotismo y sed de venganza que siguió a continuación, las Cortes aprobaron un crédito extraordinario de casi seis millones de pesetas y una gigantesca suscripción cívica reunió fondos para comprar decenas de aviones más, Breguet 14 o de Havilland DH.4 en su mayoría, a un precio por unidad de unas 30.000 pesetas este último(1).

D. Ramón Godó, el propietario de La Vanguardia de Barcelona, compró un Breguet 14, lo mismo que la Compañía Vasco Asturiana de Navegación o D. José Tartiere, de Oviedo. Las suscripciones provinciales tenían como objetivo comprar cada una un avión, que sería bautizado con el nombre de la provincia donante. Los aviones fueron entregados en emocionantes ceremonias, bendecidos en buena forma por dignidades eclesiásticas y bautizados por las infantas reales lanzando botellas de champán sobre el buje de la hélice. Luego todos ellos partieron hacia la sangrienta guerra de Marruecos.

___________________________

(1) GOMÁ ORDUÑA, J.: Historia de la Aeronáutica Española. (1951)

 


 

Ecosistemas: