fernandez1909
 

El Avión Fernández nº 2, el segundo modelo que construyó Antonio Fernández Santillana a finales de 1909.

 

Antonio Fernández Santillana tenía 43 años cuando se estrelló pilotando el avión que él mismo había construido, en diciembre de 1909, en la Costa Azul francesa (1). Sastre de profesión, nacido en Aranjuez (Madrid) había emigrado a París, donde alcanzó gran éxito como modisto. La capital de Francia era la indiscutible capital mundial de la aviación por entonces (con permiso de los hermanos Wright) y Fernández pudo tratar y hacer amistad con todos los grandes que allí operaban, desde Santos Dumont a Louis Blériot.

Fernández decidió construir su propio avión, basado libremente en el diseño Wright pero más compacto, de líneas muy gráciles para la época. Llegó a participar en la gran semana de Reims el verano de 1909, con poco éxito. Volvió a la carga en Niza, donde había trasladado su negocio para atender a la delicada salud de su mujer. A finales de 1909 ya tenía un modelo fiable, con un potente motor de 64 CV, e inició una serie de pruebas que seguramente habrían mejorado el aeroplano, que era difícil de pilotar y no perdonaba errores. No tuvo tiempo: el 6 de diciembre de 1909 se estrelló en un campo de aviación de Antibes, cerca de Niza. Era el cuarto aviador en morir y el primer constructor en hacerlo a bordo de su propio avión (2). Al año siguiente, la aviación llegó a España.

 

(1) L’Aerophile de 15 de diciembre de 1909: “Mort de l’Aviateur Fernandez”
(2) I Centenario de la muerte del primer aviador español – Ministerio de Defensa (ejercirodelaire.mde.es)

 

Ecosistemas: