Ciano y el becario

No estás siendo subyugado, estás siendo valorado. Dijo el perfecto funcionario municipal al muerto en vida, al muerto en vacaciones, que disfrutaba de uno de sus pánicos favoritos. Se sentía descangayado, bajo mínimos.

El general Pizzio Biroli se plantó ante la concurrencia, los brazos en jarras: la fábula del buen italiano debe cesar, l’Italia non e aggiornata, Italia no está actualizada.

Este tipo de discursos funcionan  de verdad. Cuando uno consigue ver la salida de la cerveza de la lata hacia el vaso como el de una monja vomitando, está en el buen camino.

El Duce: ¿qué hacemos cuando la etnicidad choca con la geografía? Ciano asiente.

Dos mutantes observan a un Hornet aterrizando en EMMA. ¿Qué piensa un piloto saudí sentado en un Eurofighter? Dadle al borracho un nudo y le estaréis forzando al sucidio. Cuando te choca el vaso con las gafas por primera vez o meas con las gafas puestas y temes que se vayan por el sumidero. La borrachera es un trabajo, parece un trabajo. Les obligaban a ver películas de los campos. R-O-M-O ¿Se puede usar una cuchara para suicidarse?

Ribbentropp era incapaz de mantener ordenada su habitación. Göring tenía miedo a las tormentas. Tanto placer debe pagarse de alguna manera. Lo dice la Ley. ¿Qué hacer cuando tu frigorífico se rebela? 5º won it, won it, won it. Dönitz era el jefe del estado de Alemania en 1953. Jurídicamente imposible. Los abogados y sus patrañas.

Leave a Comment